calidad de los articulos

viernes, 24 de noviembre de 2017

ARAMOS DIJO EL MOSQUITO AL BUEY QUE ROMPE EL TERRÒN

ESTAR ACTUALIZADO CADA DIA

ARAMOS DIJO EL MOSQUITO AL BUEY QUE ROMPE EL TERRÒN
En más de una ocasión he escuchado que ser maestro es fácil, pues solo hay que cuidar niños, les pones cuentas, copias numeraciones; hace más de treinta años lo escuche de algunas personas que llegaban a las escuelas a solicitar trabajo aunque sea de maestros; de amigos que por la falta de personal, les aceptaban.
Reconociendo que muchos de ellos se adaptaron al trabajo de excelente manera; también recuerdo que otros solo se dedicaban a torturar alumnos inventando castigos humillantes y un tanto deshumanizados; el trabajo que se realizaba no era con los niños sino contra los niños; sobre los cuales descargaban sus frustraciones, sus traumas y su falta de oportunidades al no pasar a ser algo “mejor” que un maestro.
Cuantos abogados, ingenieros, doctores, bachilleres con carreras truncas pasaron a las filas del magisterio u cuantos se adaptaron al trabajo frente a grupo; a cuantos en verdad les interesaba que sus alumnos aprendieran y a cuantos les dejaron pasar sin darles la mayor importancia.
Hoy presumimos un país lleno de mexicanos formados por más de 50 años por  la SEP y las universidades; pero por desgracia; los que hicieron la patria en la que huy vivimos no son los que se toman en cuenta; hoy se encuentran en el poder advenedizos que no saben lo que es ser docente; autoridades que no saben lo que es trabajar en grupo frente a los alumnos; maestros que disfrutaron los beneficios de la tecnología; pero no aquellos que hicieron las escuelas.
Tenemos un secretario de educación pública que no conoce más que los lujos y los placeres del cargo, pero en verdad no conoce sus escuelas y solo sabe cómo perjudicar al maestro; para él y para el gobierno cuyo lema no es mover a México; más bien joder a México.
Nos suben el gas, la gasolina y nos enajenan el trabajo; y le dicen aramos; al pobre buey que rompe el terrón.

Publicar un comentario