calidad de los articulos

jueves, 19 de octubre de 2017

EL SIMBOLO DEL AGUILA Y LA SERPIENTE

ESTAR ACTUALIZADO CADA DIA


EL SIMBOLO DEL AGUILA Y LA SERPIENTE
TOLTECA
Guillermo Martín Ruíz
                Cuentan los viejos abuelos sobre el gran Quetzalcóatl, al cual recuerdan con su sabiduría y conocimiento que hicieron florecer Teotihuacán, Tula, y Xochicalco, pero sobre todo hablan de que a partir de Anáhuac; dejo un símbolo para que sus hijos, y los hijos de sus hijos, tuvieran siempre su filosofìa y, así, cuando regresara, reconocieran su mensaje de sabiduría y amor.
                Ese símbolo que todos conocemos, es el águila que, parada sobre un nopal, tiene sus alas abiertas mientras atrapa, son su poco y con su garra, una serpiente de cascabel; el nopal a su vez, está en tierra que es rodeada de agua.
                Despues de la partida de Quetzalcóatl, los abuelos que vivieron en el Anáhuac y sus confines, pintaron en sus códices el símbolo    de la enseñanza recibida y también los esculpieron en piedras  y monumentos. Y los hicieron por siglos una y otra vez, para que no se les borrara de la mente y del corazón.
                Y sucedió que un día llegaron los conquistadores españoles, destruyendo a su paso casi todo; y fue casi todo, porque no pudieron destruir las mentes y los corazones de los hijos, de los hijos de Quetzalcóatl.
                Tres siglos despues, los hijos de los conquistadores se independizaron  y al país le cambiaron el nombre de la Nueva España por el de México; y como todo país tiene un escudo que lo representa. Buscaron uno entre los pocos códices que sobrevivieron a la fanática destrucción.
                Influidos por costumbres europeas, en aquellos tiempos lo que era de Europa, eral águilas y leones; fue por ello que los hijos de los conquistadores; decidieron ponerle a su bandera, un símbolo que aparecía reiteradamente en los códices: Ese símbolo es el águila y la serpiente.
-Sin saberlo el símbolo de Quetzalcóatl quedaba nuevamente reinante; así triunfo la equidad con sus raíces; y esto sucedió porque se hicieron más fuertes sus mentes y los corazones de los mexicanos, que nunca fueron conquistados en su esencia.
                Los abuelos hablan de la grandiosidad del símbolo del águila y la serpiente, y sobre el dicen lo siguiente:
-El agua que rodea a la tierra, significa que para que haya vida, tienen que existir la tierra y el agua, pues de ellas y en ellas nace todo ser viviente.
-El nopal que nace de la vida (tierra y agua) simboliza a los mexicanos; y el nopal es un símbolo inmortal, pues no conoce la muerte;  de una penca, nace otro nopal y de un nopal, nacen muchos nopales; los mexicanos, así son; son inmortales; porque siempre están naciendo más y más. Pero además de nopal nace la tuna, y de la tuna las flores. Esto significa  que de todos los mexicanos naces algunos hombres y mujeres, siendo sujetos extraordinarios, y son individuos que hacen florecer por su gran corazón a los nopales. De ahí que la tuna guarda cierto parecido a un corazón.
-Encima está el sol y es gracias a él, que nace la vida y con ella el nopal que florece y da frutos. Nuestros abuelos al sol lo representaban con una inmensa águila que, al comer tunas, metafóricamente indicaba que el sol, para alimentarse, necesitaba del sacrificio espiritual de los corazones florecidos, porque como todo Dios, necesitaba del sacrificio espiritual del hombre para cumplir su ley.
                Por ello es que los viejos toltecas decían que al morir los hombres y las mujeres, sus almas acompañaban todos los días al sol en su recorrido por el cielo.
-La serpiente luchando con el águila (el sol) representa a Quetzalcóatl y al conocimiento en su lucha cósmica por trascender  de la materia al espíritu a través de la guerra florida; que se hacía a base de flor y canto y, así, lograr florecer el corazón.
                Así es  como  por siglos y siglos, a través de los hijos de los hijos de nuestros viejos abuelos, de forma mágica y misteriosa, el mensaje de Quetzalcóatl  perdura hasta nuestros días, lográndose con ello mantener viva la profecía de que algún día regresará el gran maestro a nuestras tierras.
                Por eso es que sigue presente el símbolo de su mensaje de amor y sabiduría y, con ella, la esperanza de que florezca de nuevo la fuerza del espíritu en las tierras de Anáhuac.
BIBLIOGRAFIA
SELECCIÓN DE TEXTOS LITERARIOS V. Editorial Gurria. México enero 2007

Publicar un comentario