calidad de los articulos

lunes, 12 de diciembre de 2016

LA MORAL Y LA ETICA EN LOS QUE VIVIMOS

ESTAR ACTUALIZADO CADA DIA



LA MORAL Y LA ETICA EN LOS QUE VIVIMOS
Hace un corto tiempo platicando con el profesor Rodolfo Ventolero, escuche muy claramente su comentario cuando menciono “No hay Moral” y es entonces cuando me pregunte que es la moral; un árbol de moras o un conjunto de reglas sociales que se imponen en una comunidad; existe ¿La liga de la moral y las buenas costumbres?;
 Si recurrimos un poco al significado de las palabras veremos que no para todos significa lo mismo la moral o la ética; vivimos en un país donde cada quien toma lo que necesita y deja lo que no le interesa para los demás; donde la repartición de los bienes y patrimonios se da en razón del más fuertes o del mas pícaro; donde muchos toman lo que no pueden por las buenas, lo buscan por las malas.
Donde las leyes, vigilantes y legisladores son los primeros que se saltan las reglas que ellos imponen o se supone que defienden y todavía se tiene el descaro de reclamar por algún incumplimiento.
Si bien es ciertos que los valores morales del pueblo son muy grandes, no es para todos lo mismo; la ética en cada profesión no se entiende de la misma manera, aunque en las escuelas se repita y se repita que los valores on universales; no se realiza fehacientemente lo que se predica.
Tenemos policías que asaltan, participan en retenes fantasma, secuestran a sus pobladores; jueces que emplean las leyes para uso particular; ministerios públicos que no cumplen con su papel ante el pueblo; políticos que se apropian de las propiedades de las personas que se suponen que defienden, no hacen que circule los proyectos de mejora de sus comunidades y se quedan con los impuestos y ayudas que se dan a la comunidad, sin dejar de lado aquellos que se mueven en una doble moral hablando de honradez y rectitud mientras que ellos o ellas se prostituyen por un poco de dinero.
Pero lo cierto es que, como decía el General Álvaro Obregón quien se va a resistir ante un cañonazo de 500 mil pesos; aunque actualmente si ha habido quien se ha resistido la tentación es grande cuando se ofrecen 50,100,200,500 a una persona que maneja en su vida pesos; o una persona de la calle que en su vida se trabaja con centavos; y a uno que aprende a trabajar con miles o millones.
En esos momentos no hay moral ni ética; una limosna disfrazada de propina; una dadiva de cienes para corromper el buen servicio que pueda prestar una persona; que se contrata por un salario para cumplir o dar un servicio; que acaba maldiciendo a aquel que solicita su servicio por la mísera o nula propina que recibe. Ahí no hay ética o moral porque no ven a la persona sino el tiempo y el servicio que se ha de volver en dinero. En un restorán el que gana es el patrón , en una empresa el empresario; y el empleado o servidor público  ofrece su fuerza de trabajo por un salario y no por una dadiva; sin embrago todos esperan que a la persona a la que se le presta el servicio, se le resbale un billete; en la delegación de 50, de 100 o más; simplemente para que se les dé el servicio al cual se comprometieron al aceptar el trabajo; el policía no te asiste, si no hay un billete de promedio; el que asea no recoge la basura si no hay monedas de por medio,; y aunque no puedo hablar de todos es cierto que a la gran mayoría esto les asiste; es más hasta  a los rateros, si no traes algo que te roben te golpean y te dejan la consigna de que para la otra ocasión tengas algo con valor pecuario que te puedan robar.
En la delegación la consigna es que vaca que no da leche; sean los policías los que resuelvan o no se metan en problemas; pero aun así hablamos de ética y moral; porque en este caótico mundo existen personas con mucha moral y ética; aunque sea únicamente al grupo al del que se sienten parte; ante una familiar o un amigo y en lo que pueden le ayudan; pero y los otros ¿Qué Pueden esperar?
Y es que hay una doble Moral y ética; para unos y para otros; lo que le quita la universalidad y le hace un proyecto local; que solo se aplica donde se vive. Y eso ¿Quien sabe?

Publicar un comentario