calidad de los articulos

sábado, 11 de julio de 2015

LIDERES CHARROS

ESTAR ACTUALIZADO CADA DIA



LIDERES CHARROS
Martha Solís
Podemos definir a los líderes charros como dirigentes de los trabajadores que apoyan a las empresas y al gobierno en lugar de vigilar por el bienestar de los trabajadores. Estos fueron un legado del presidente Miguel Alemán Valdés que en su comitiva contaba con un líder ferrocarrilero  llamado Jesús Díaz de León les  que   se vestía con el traje típico para asistir a las asambleas del sindicato del sindicato ferrocarrilero que representaba; y a su vez demostraba con ello la adhesión al presidente en turno.
El Licenciado Miguel Alemán Valdés; pensando en cómo controlar a los sindicatos; resolvió el dolor de cabeza que estos le provocaban; colocando líderes charros en los más importantes sindicatos como el  petroleros,  ferrocarrileros y electricistas; terminando con ello; el principio fundamental para el que fueron creados estos sindicatos: “Que es la defensa de los trabajadores ante la voracidad de los empresarios y la conveniencia del gobierno” en turno.
Con el paso de la historia, el sindicalismo moderno organiza la casa del obrero mundial; la cual surge como una organización con tendencias ideológicas anarquistas; cuyo objetivo fue agrupar a los trabajadores en sindicatos y asociaciones  profesionales utilizando como método el sabotaje, el boicot y la huelga.
Al paso de los sexenios, de Don Adolfo Ruiz Cortines, Lic. Adolfo López  Mateos, Gustavo Díaz Ordaz, Lic. Luis Echeverría Álvarez, José López Portillo, Miguel de la Madrid Hurtado, El Doctor Carlos Salinas de Gortari, Lic. Ernesto Zedillo Ponce de León, Lic. Vicente Fox Quezada, Felipe Calderón Hinojosa y el Lic. Enrique Peña Nieto;  los sindicatos fueron usados con fines políticos y derivaron en el corporativismo ligado por mucho con los sexenios al PRI y al PAN; sus dirigentes como era de esperarse  convirtieron la noble actividad en un negocio millonario a costa de los trabajadores que llevan muchos años pagando sus  cuotas sindicales.
Durante la segunda década del milenio y principios del siglo XXI, el charrísimo sindical sigue en su apogeo; así que los docentes, los obreros electricistas, petroleros, trabajadores de la salud y campesinos siguen igual de jodidos y los lideres disfrutando del poder y del dinero.
Para entender el hecho que caracteriza el movimiento sindicalista mexicano y su relación con el Estado y grupos de poder; se ha de revisar cómo se da la  función de mediación que el sindicato  ha desempañado en los conflictos entre el trabajo, la política y los empresarios.
Lo cual se acepta como pacto entre estado y sindicato; el cual depende en mucho del acuerdo entre el Estado y en que invierte; en una relación en que el Estado asegura el control  sobre las demandas de la clase trabajadora y el apoyo del partido del Estado; pero al mismo tiempo la burocracia sindical se ha visto retribuida "por las posiciones políticas que otorga el PRI a su sector de trabajadores, y que son determinadas en relación a la capacidad de control de cada sindicato" sobre sus trabajadores.
En la historia de las cosas se puede observar que el corporativismo ha propiciado una relación de subordinación del Estado y  por ende  de los trabajadores a las decisiones del poder político y empresarial, muchas de las cuales  incluso se dan  por encima de los intereses del mismo Estado, y no solo eso, frecuentemente sobre lo de los trabajadores que también se han visto enfrentados unos contra otros  desde el interior de sus propias organizaciones.
Pero, históricamente  el corporativismo mexicano ha representado posiciones de influencia , subordinación, alineación  y enajenación ante la demanda sobre del sector de político y empresarial dentro del aparato estatal.



BIBLIOGRAFIA


·          



Publicar un comentario