calidad de los articulos

lunes, 29 de junio de 2015

EL ENCUBRIMIENTO

ESTAR ACTUALIZADO CADA DÍA


EL ENCUBRIMIENTO
Cuando existen personas que van por ahí, contando mentiras y encubriendo la verdad y la sociedad acepta a estas personas, quien es el que cree lo que mencionan o  de lo que se hacen dependientes. La historia humana está llena de acciones de encubrimiento y de mentiras y aunque actualmente nada se menciona sobre el tema; existe una manera en la cual participan las personas de este encubrimiento o de este mundo de engaño.
Lo que actualmente se registra dentro de numerosos trabajos que se refieren al encubrimiento de una verdad a medias o incompleta se encamina ligeramente a demostrar la incongruencia de lo que se vive y lo que se espera; en este caso es desprestigiar y es poner en mal algún hecho o persona en favor de la ambición personal; tal como paso en Texcoco con el aeropuerto, el Chiapas en aguas blancas i en Ayotzinapa.
Es muy frecuente en estos tiempos que se pronuncie acerca de la falsedad de las personas de los políticos; como se diría en la cuna de la democracia, artículo en el cual se muestra la confianza que tiene la población en sus políticos, autoridades, maestros y padres; de lo cual surge que a la persona que más confianza le tiene la población es al docente; pero el delito culposo es que en conclusión también los maestros participan del encubrimiento; en eventos en los cuales se discurren en el sostenimiento de mentiras en avalar el encubrimiento y el engaño con la participación directa o indirecta.
Por ejemplo, cuando se salían de la escuela y de la realización de sus funciones docentes, para ir a un evento político; con el aval de la misma autoridad; con el hecho de apoyar a una persona o hecho sabiendo a cuentas claras que iban en contra del pleno; su calidad de figura, como puede apreciarse aborda temas de encubrimiento de los cuales ellos no se ocupan, por el logro del beneficio, pecuario o de influencia, que ya no es efectivo en este momento, en el cual son medidos con la vara que midieron pues otros ocupan el puesto que el ocupo anteriormente.
El castigo para el encubridor es el poco respeto que recibe por el cuasi delito, que solo queda en él, como una loza que le aleja de los demás.
 Sobre esta base, se pretende que aquellos que saben y caen en el encubrimiento eviten seguir engañando y cayendo en el error que daña tan fuertemente a la profesión docente. Fundamentar una solución a nuestro juicio no está en quemar y despedazar a otro, sino en que el otro comprenda su error y se ocupe de evitar repetir y no evadir su compromiso social, moral y ético.
En este sentido quien admite el cambio como una posibilidad de cambio, deja el encubrimiento y los actos culposos asumen su responsabilidad y viaja con la frente en alto ante los demás. Este criterio una vez que le hace suyo le hace un sujeto en posición de mejora.
Posdata, para agregar que el encubridor que no cambia no es dable a exigir la misma conducta hacia el mismo; pero es tan engañado como engañador puede ser.
Bibliografía
http://www.rderecho.equipu.cl/index.php/rderecho/article/viewFile/26/20


Publicar un comentario