calidad de los articulos

lunes, 20 de enero de 2014

El desafío de Aristóteles

ESTAR ACTUALIZADO CADA DÍA

El desafío de Aristóteles 
"Cualquiera puede ponerse furioso…eso es fácil. Pero estar furioso con la persona correcta, en la intensidad correcta, en el momento correcto, por el motivo correcto, y de la forma correcta, eso no es fácil". Aristóteles, Ética a Nicómaco. 
Tomemos como referencia estas cinco premisas que Aristóteles señaló a tener en cuenta para dejar fluir el enfado.
  •  Si cumplimos con todas podemos legítimamente, enfadarnos. 
  • Si en estos momentos te sientes enojado con alguien, te encuentras en una situación de desencuentro con otra persona, te invito a que pienses en estas preguntas con sus respuestas, es imposible que las cinco se cumplan, es probable que siempre te falte al menos una de ellas de ahí que, para Aristóteles, sería inútil enfadarse. 
Piensa en lo siguiente para ver si vale la pena enojarte: 

1- ¿Es la persona correcta con quien debo enojarme? 
2- ¿Tiene mi enfado la intensidad acertada? 
3- ¿Es, este el momento preciso para enfadarme? 
4- ¿Estoy manifestando mi enfado de manera correcta?
 5- ¿El motivo por el cual me enojo, es, realmente, valido?
 Siguiendo con Aristóteles, ese espíritu único que no contento con interesarse en la metafísica y las ciencias naturales, también intento determinar las condiciones de la vida, así como lo describió en Ética a Nicómano. 

Sandra Buendía °°
Publicar un comentario