calidad de los articulos

sábado, 4 de enero de 2014

EL PROBLEMA DE LA DEFINICION DE LA PRACTICA DOCENTE

ESTAR ACTUALIZADO CADA DIA
 
 
EL PROBLEMA DE LA DEFINICION DE LA PRACTICA DOCENTE
                En este mundo nada es verdad ni es mentira todo depende del color del cristal con que se mira; este adagio; tan antiguo como el tiempo viene a decirnos que una definición viene a ser una valoración que se da  conforme a un punto de vista, por ello, antes de hacer caso o elaborar una  definición, es importante que esta se tamice en la conciencia de que por lo menos hay tres tipos de lenguaje que, más o menos todos empleamos. A saber el lenguaje cotidiano o coloquial, el lenguaje literario y el técnico científico.
                En cualquier tipo de conversación, podemos distinguir que tipo de lenguaje emplean las personas, en base a las referencias que hacen al tratar un tema; tal referencia la hace Raúl Ávila en su texto la lengua y los hablantes; en la que refiere que el signo lingüístico se expresa según el lugar  y la persona.
                “Entre la lengua y otras formas no lingüísticas de comunicación, existen varias diferencias. De todas ellas, la que se considera fundamental es la que la lengua esta doblemente articulada; es decir, la primera está formada por los signos en la cadena hablada; y la segunda, por los fonemas, elementos sin significado que se articulan entre sí para formar signos.”
http://html.rincondelvago.com/la-lengua-y-los-hablantes_raul-avila.html
                Esto refiere mas en cuanto a conocer la importancia que tiene una definición para describir lo más certero posible el desarrollo de una profesión como la del docente que se encuentre siempre entre el hito y el mito del trabajo en el aula, frente a los alumnos o en la comunidad. Entonces en la definición del trabajo educativo debe sustraerse el mito y tratar el hecho con bases técnico-científicas; como un fenómeno social el trabajo del docente debe tratarse con precisión en el lenguaje; porque esta práctica se trata conforme a lo escrito por la doctora Silvia Smelkes, en el campo de la ciencia y la tecnología, por ello, el que quiera definir la función docente tendrá que hacerlo científicamente, sea entonces que las definiciones serán univocas y precisas, para que conserven este valor.
                Por fortuna para los docentes del siglo XXI tenemos a disposición enormes cantidades de materiales de estudio científico  sobre la actividad docente; sobre como aprenden los maestros de Pablo Latapi Sarre; la Doctora Silvia Smelkes, Margarita Gómez-Palacio, etcétera; que son algunos de los autores que predominan en el proceso de definición del trabajo docente; además  de texto de Namo Color de Melo, Rosa María Torres; en su Qué y como aprender; la formación del espíritu científico de Gastón Bachelard, el curriculum científico de Juana Nieda, Beatriz Macedo y ciencia conocimiento para todos; que son materiales y elementos que sirven para orientar y poder expresar científicamente lo que es la práctica educativa; lo que admite que existen mucho mas materiales que apoyan el conocimiento teórico del trabajo del docente; que solo es una parte del conocimiento y que va creciendo enormemente con el trabajo práctico que se da en el aula como lo describe la Doctora Silvia Smelkes y que no permite lugar a divagaciones o ha opiniones anticientíficas, sin importar de quien vengan.
                Ha de ser conveniente dejar en claro que al definir una profesión como la del docente obliga a las autoridades educativas y a los mismos docentes a identificar diversas subdivisiones de la practica en los niveles preescolar primaria y secundaria; en docentes frente a grupo; directivos; auxiliares del docente (asesores académicos), auxiliares de los directores (auxiliares administrativos), servicios de apoyo, servicios medico; que son variantes del trabajo docente; y de las cuales se pueden referir como apoyos educativos con exactitud. Pero su función difiere de la del docente, el cual es el responsable directo del logro de los aprendizajes esperados y el logro del currículo señalado por cada grado.
BIBLIOGRAFIA
·         Método experimental para principiantes. Federico Arana. Editorial Joaquín Mortiz. Tercera edición 1976.
·         http://html.rincondelvago.com/la-lengua-y-los-hablantes_raul-avila.html
·         A-Z revista de educación y cultura. Punto de partida. Secretaria de Educación de Nuevo León.  Septiembre de 2007.
·         Plan de Estudios 2011.Educación Básica. SEP. México 2011
·         Los grandes educadores mexicanos del siglo XX. Vicente Fuentes Díaz; Alberto Morales Jiménez. Editorial Magisterio “Benito Juárez” México 1993
·         La adquisición de la lectura y la escritura en la escuela primaria (lecturas). Programa Nacional de Actualización Permanente. Secretaria de Educación Pública. México 2001
 
Publicar un comentario