calidad de los articulos

martes, 3 de diciembre de 2013

LOS ESTANDARES CURRICULARES Y APRENDIZAJES ESPERADOS

ESTAR ACTUALIZADO CADA DIA
 
LOS ESTANDARES CURRICULARES Y APRENDIZAJES ESPERADOS
                Algo indudable en el desarrollo humano es el desarrollo limitado de sus capacidades y competencias; este es el hecho que impone a los hombres la necesidad de cultivar su propio desarrollo; los estándares curriculares y los aprendizajes esperados son el mínimo de desarrollo y saberes que en una época y tiempo se demanda a los que aprenden porque  de la misma manera que el que siembra aprovecha las características de la planta de la tierra y de los abonos vigorizando la simiente en la tierra para hacer más eficaz, rápido y seguro el crecimiento de la planta el docente en el aula acrecienta el saber en los alumnos; porque aunque no existe una simiente cualitativa; las robustas facultades intelectuales del que aprende; fortalecen, engrosan y afirman los saberes físicos intelectuales y morales del individuo.
                Como ya es del conocimiento general “el maestro que camina a la sombra del templo es incapaz de enseñar nada a nadie, solamente conducirle al dintel de su propio entendimiento” (Gibran Jalil) entonces los estándares curriculares son guías de lo mínimo a lograr por el individuo; hecho que se demuestra a través de los aprendizajes esperados que son puertos de entrada y salida que muestran lo que ha aprendido el sujeto y algunas de las competencias desarrolladas.
                El que trabaja en la escuela ha de comprender que ni el cultivador, ni el educador pueden crear gérmenes de excelencia; sino cultivarlos, secundando y estimulando su crecimiento con sujeción a las leyes que rigen la naturaleza del cada individuo; procurando adaptarse  a estas mismas; respetando las leyes naturales recomiendan al educador adaptarse a la marcha natural de la evolución física y psíquica del que aprende.
                La educación que se recibe en la escuela básica, que es una educación para todos, no puede producir frutos donde no existen gérmenes; pero coopera, con éxito profundo con la naturaleza de cada individuo; fertilizando, estimulando y dirigiendo su desarrollo; Puede enseñar lo que sea al individuo, siempre y cuando se encuentre, en su interior, en la simiente de su ser (Sócrates). Por lo consiguiente la misión del docente; es más digna y meritoria; por lo mismo que entre más ardua sea en el trabajo que realiza con el alumno; porque esta es menos caprichosa y servil al realizarse ante alumnos en situaciones difíciles de aprendizaje; al demostrar avances en sus logros curriculares o de aprendizaje.
The corzo
BIBLIOGRAFIA
Grandes educadores mexicanos del siglo XX. Compiladores Vicente Fuentes Díaz; Alberto Morales Jiménez. Editorial Magisterio; segunda edición. México 1993.
Publicar un comentario