calidad de los articulos

jueves, 15 de agosto de 2013

LA HORMA DE LA ESCRITURA

ESTAR ACTUALIZADO CADA DIA
 
 
LA HORMA DE LA ESCRITURA
                Si partimos de la consideración de que escribir interactuar con el texto; organizar el pensamiento para representarlo por lo que la mayoría de las personas interpretan como escritura; entonces sería importante saber quien escribe y porque escribe.
                Por ejemplo Víctor Hugo en su libro los miserables; hace la descripción de un signo que aparece en una roca a la entrada de la catedral de Notre Dame; que es un símbolo de una escritura antigua que significa pena-dolor del alma-sufrimiento; l persona que dejo ese escrito en la roca quiso con ello dejar un recuerdo del sufrimiento que le envolvía el alma.
                Al escribir esto Víctor Hugo observaba y escribía  algunas veces en una mesa, otras contra la pared; o al igual que nosotros en un momento de necesidad recargados sobre la espalda de un compañero; el Gabo sobre un escritorio, recordó las viejas historias de sus amigos y de sus padres y las plasmo en papel valiéndose de una máquina de escribir; otros como en nuestros tiempos, nos valemos de una máquina como la computadora; otros plasman sobre papiro, barro, papel casero, en la arena, etcétera
                La escritura se adapta a las necesidades del que escribe; sobre piel o sobre la palma de la mano; una escritura perene; caduca o aquella que perdurara por los siglos como la piedra rosa egipcio o las rocas del templo y patio de Monte Alban.
                El dicho más vale tinta suave que memoria fuerte; nos reafirma el hecho de que para escribir se puede en cualquier parte; la escritura plasma las ideas y el  modo de ver el mundo desde Mesopotamia, Grecia, Fenicia, Egipto, etcétera aun en nuestros tiempos modernos; cuando Germán Dehesa nos escribe  el célebre texto ¿Por qué escribo?; la escritura nuevamente se acomoda a las ideas, estilos y formas de ver el mundo: Cuando Laura Frade; recién nombrada por la normal de Izcalli en honoris causa nos dice:       A Albert Einstein se le adjudican muchas frases entre ellas hay dos que me vienen a la mente en este momento… todo ello lo derivan de sus construcciones  y la escritura se da de manera fluida;  porque la misma se adapta como sea visto a la persona; sus intereses, conocimientos, formas de ver el mundo.
                El maestro en la escuela ha de inducir al alumno a la escritura como medio para comunicar sus ideas sentimientos, como un medio de acercarse a las personas; las estrategias de ortografía, secuencia lógica y coherencia en forma básica, son trasmitidos desde la escuela en forma ordenada y sistematizada. El logro de los  aprendizajes esperados va por ese medio; hacia el desarrollo de estrategias y competencias para formar escritores; tal como en escritores de la libertad; el papel del docente va el razón de ir construyendo la horma más conveniente a las características del docente.
                El que escribe entonces debe saber para qué escribe, para que escribe y debe gustarle escribir; desde la propuesta de Freinet; Felipe Garrido y Germán Dehesa, el que escribe debe disfrutar lo que escribe; para quien y que es lo que desea decirle. El que escribe es uno y los elementos que toma para escribir es de muchos; y esto va dirigido hacia sí mismo o a los demás que le rodean. Antón van Leeuwenhoek escribía para él y para los doctos ingleses; Víctor Hugo para los que leían sus textos; y cuantos más se pueden mencionar y a cada uno la horma les quedaba; porque son ellos y solo ellos la medida de las cosas; la horma del escritor es propia de cada uno y el trabajo del docente esta en llevarlo hasta el momento que le corresponda determinar su propia forma y estrategia para escribir; tal como  J. K. Rowling,[4] es una escritora que encontró al viajar en el tren el tiempo y la forma de escribir sobre Harry Potter; una mejor prueba de la horma de la escritura no puede existir.
The corzo.
 
 
 
Publicar un comentario