calidad de los articulos

viernes, 7 de junio de 2013

EL COSTO DE LA MODERNIDAD

ESTAR ACTUALIZADO CADA DIA
 
 
EL COSTO DE LA MODERNIDAD
                En las primeras décadas el milenio han llegado a los países latinoamericanos nuevas trasformaciones en relación a los aspectos educativos; en este caso no nos referiremos a los gastos económicos, de los cuales se derivan las inversiones en modernizar las escuelas, romper la brecha tecnológica, establecer nuevos lineamientos en relación al trabajo del docente, etcétera. Más bien habremos de referirnos a muestras depresivas que parecen cundir como una moderna epidemia que representa el proceso de modernización en las escuelas del orbe.
                Muchas de las manifestaciones de los docentes que parecen agresivas más bien son una muestra de la angustia al sufrir una depresión constante; lo que se observa como un desinterés paralizante, desaliento, autocompasión; lo que es una abrumadora desesperanza sobre su profesión.
                Cada generación enfrenta nuevos retos; el estatismo en educación que durante muchos años hizo que se moviera dentro de un espacio cerrado; ahora implica sacrificar tiempo de vida; implica actualizarse permanentemente, establecer contacto con comunidades de aprendizaje; modificar horarios de descanso; entre otras cosas.
·         El primer costo de esta modernidad es el sacrificio del personal que no se adapte a las nuevas demandas sociales.
·         El consecuente es el ensanchamiento de la brecha generacional; en la cual el maestro pasa a ser un acompañante, asesor o coordinador del aprendizaje de los alumnos.
·         Entonces tenemos la vulnerabilidad del sistema educativo; en el cual el alumno construye su propio aprendizaje; lo que en cierta forma le va a permitir obviar la escuela y al maestro a aprender por sí mismo.
·         La vulnerabilidad del  docente que deja su papel de enseñanza de guía y solo es una acompañante del proceso de aprendizaje.
·         La vulnerabilidad de las escuelas normales, que ya no formaran docentes o profesores o formadores; sino acompañantes en el proceso de aprendizaje de los alumnos; lo que establece la caducidad de la formación que muchas generaciones han recibido, por más de cien años.
                El costo de establecer un nuevo régimen educativo establece que todos los docentes desde la escuelas normales, preparatorias, secundarias, primarias y preescolar; sean revisados en sus saberes y comprueben que son aptos para trabajar en el nuevo orden; para ello los procesos de reordenación de su formación  tendrá que sacrificar a aquellos que no cubran estos requisitos.
                Si bien es cierto que las escuelas normales se transforman en universidades; las demandas de formación de los nuevos universitarios; han de poner de manifiesto cierta depuración de su personal; porque de nada sirve cambiar el logo de una institución, cuando se conservan los mismos vicios y actitudes formativas.
                Entonces el sentimiento de tristeza y el resentimiento de los docentes egresados de las normales; propiciara un desaire a las nuevas generaciones; las cuales tendrán que pagar un costo laboral que dañara en ambos sentidos a los docentes; pero el problema está en que el más afectado será el alumno.
                El costo de la modernidad educativa afectara el desempeño de por si pobre de las escuelas en educación básica (pueden revisar el Rankin de escuelas en internet); lo cual afectara a la memoria, la concentración y desarrollo de actitudes de alumnos y docentes porque ni uno ni otro podrá manejar lo que se aprende y lo que se busca que sea el conocimiento logrado. Como es comprensible el costo lo pagará la sociedad.
The corzo.
 
Publicar un comentario