calidad de los articulos

sábado, 18 de mayo de 2013

LA EMPATIA Y LA ETICA EN EL TRABAJO AULICO

ESTAR ACTUALIZADO CADA DIA
 
LA EMPATIA Y LA ETICA EN EL TRABAJO AULICO
                Una de las estrategias más famosas  al trabajar la clase de historia refiere mucho a lograr que los Alumnos logren empatizar con el personaje histórico; esto está bien para trabajar la asignatura en el aula. Pero ¿Dónde queda la empatía entre el alumno y el docente? porque empatizar con el alumno es ver su situación, compartir sus sentimientos; identificar su cultura, el ambiente en el cual se desenvuelve.
La empatía para el maestro tiene que ser  una destreza básica de la comunicación interpersonal con sus alumnos,  porque ella permite un entendimiento sólido entre las  personas, entre el que aprende y el que coordina el aprendizaje, entre el que aprende y el que invita a aprender; esto es entre el alumno y el maestro que le conduce al dintel de su propio entendimiento. En consecuencia, como era de esperarse  la empatía se vuelve fundamental para el maestro, para comprender en profundidad a sus alumnos, el mensaje que envía y que recibe  del otro.  Porque esta es la base del dialogo.
                El docente para ser empático ha de desarrollar la habilidad de inferir los pensamientos y sentimientos de otro, genera sentimientos de simpatía, comprensión y ternura; y sobre todo confianza.
                La experiencia del docente consiente o inconscientemente le conduce a considerar la empatía es el rasgo característico de las relaciones interpersonales exitosas y por ello le fomenta al trabajar con los alumnos; porque esta  no es otra cosa que “la habilidad para estar conscientes de, reconocer, comprender y apreciar los sentimientos de los demás". En otras palabras, el ser empáticos es el ser capaces de “leer” emocionalmente a las personas y aprovechar esto para lograr aprendizajes esperados, significativos y relevantes.
                La ética va en el mismo sentido; considerando desde lo que dice Savater en ética para Amador porque esta relación va conforme a la imagen que tiene el docente de su profesión, de las características en la misma, lo que se espera de ella, lo que él puede esperar de ella y lo que esperan los demás de la misma.
                Estas son algunas por las que el trabajo del docente se empapa de los principios éticos mas puros:
  • Vocación
  • Responsabilidad
  • alto sentido de compromiso
  • constante actualización
  • la empatía con los alumnos
                Porque ser educador, maestro o docente  es algo más que transmitir información,  desarrollar habilidades, destrezas  y  competencias;  la naturaleza de un docente  empático y  ético; el cual con su trabajo  debe inspirar las transformaciones sociales que se han de inculcar en los comportamientos de los alumnos que deben reflejar un sentido  ético  y moral en razón a la formación que recibe derivada del plan de estudios vigente.  
Conjuntando lo empático con lo ético aterrizamos en que el compromiso de la  formación que se da en la escuela radica entonces en la promoción de los valores en los alumnos y en la gente que participa en la escuela un acto que se da en la práctica diaria.
The corzo.
 
Publicar un comentario