calidad de los articulos

domingo, 7 de abril de 2013

YO, ESTUBE AHI

ESTAR ACTUALIZADO CADA DIA
 
(Disculpen ustedes las faltas de ortografía; pero siento que esto no demérita el decir que estuve ahí)
YO, ESTUVE AHÍ
                Orgullosamente les digo que este es mi artículo número mil; cuando inicie esta aventura, no sabía que caminos iba a seguir; pero como una vez me dijo Olaf Fuentes Molinar; empieza a escribir y la misma escritura te indicara sobre qué es lo importante; y al igual que Gerardo Ciriani, Carola Diez, Gómez-Palacios, Smelkes, Rosa Haydee, Neria Rodríguez, Nancy Mendoza, me comentaban que el mismo lector iba a decidir si era o no bueno lo que leía.
                Cuando Germán Dehesa me permite leer su artículo de porque escribo; le halle un poco de sentido a escribir; pero no se piense que por ello me volví en una eminencia; sigo cometiendo faltas de ortografía; teniendo errores en la secuencia lógica de los textos, en la coherencia de lo que escribo; pero algo muy importante en todo ello; escribo; y no porque sea bueno o malo; sino porque al escribir; dejas algo de tu vida y sobre todo demuestras que estuviste ahí. La bitácora de tu salón de clase; cuando el niño aprende a leer; el informe que elaboras son documentos que el maestro escribe; sus poesías, cuentos y pensamientos; son elementos que demuestran que el existió en un tiempo y lugar.
                La vida es un constante descubrimiento y el maestro al escribir va dejando huella de lo que él es; luego se podrán preguntar ¿Para qué escribe?, ¿Quién va a leer lo que el escribe? Y volvemos a lo mismo; nunca se sabe; pero muchos descubrimientos de la humanidad ocultos por el tiempo; al ser encontrados aportaron la salvación de muchas vidas; un ejemplo es mi propia vida; gracias a que un doctor leyó un viejo informe; se entero de las facultades de la penicilina y en cierto momento la produjeron a gran escala; Halley un matemático ingles revisando los escritos de los frailes  de varios conventos ingleses; pudo justificar en mil seiscientos ochenta y dos el paso de un cometa en 1758 ; por ello al llevar varios años después de muerto, se le dio su nombre a este cometa.
                El docente actualmente se enfrenta a la necesidad de escribir como profesionista y moralmente por el trabajo que realiza al lograr aprendizajes en sus alumnos; al pulir sus estilos de aprender y al apoyar el proceso cognitivo del alumno; el maestro además a de conjuntar sus informes en un proyecto que nunca termina y que si sabe llevar, tendrá quien continúe bajo este  lema o su tutela. El va a desaparecer de la faz de la tierra; pero su obra permanecerá como la de Platón, Aristóteles. Asimov, Sagan y no sé cuantos nombres que escapan a mi memoria y que tengo presentes ante mí en más de dos mil libros de mi biblioteca de casa que se encuentra físicamente y otro tanto que son los virtuales; porque durante toda mi vida he leído textos de hombre muertos como Unamuno, Sartre, Kehlmann, Hesse, Vigostky, Piaget, Tagore; Juan Pablo segundo, Becker, Gómez… etcétera; hombres y mujeres que pueden decir yo estuve ahí.
                Cuando Neruda escribió, al igual que Borges, Antonio Machado, García Lorca y José Martí fueron personas que escribieron en el lugar de los hechos y dejaron plasmada su experiencia en sus escritos; así cada docente ha de caer en cuenta de que al escribir sus experiencias; todos sabremos que él estuvo ahí.
                Este es mi artículo número mil a veces mío, a veces de otro compañero, muchas veces asertivo, no pocas engañoso o equivocado, pero está aquí para que lo lean y digan por dónde va el camino correcto; para que se inspiren y vuelvan a escribir para los maestros; hoy estoy aquí; mañana dirán Félix estuvo ahí.
                Es muy cierto también que hubo compañeros que me pidieron que dejara de escribir, que era tonto escribir lo que a nadie le interesaba y Rosa Haydee Esparza Espinosa, que fue la primera amiga que me leyó; me dio ánimos para seguir adelante; por eso agradezco  y es a ella después de mi esposa a quien le dedico mi articulo mil.
The corzo.
 

Publicar un comentario