calidad de los articulos

martes, 30 de abril de 2013

EL PRODUCTO DOCENTE

ESTAR ACTUALIZADO CADA DIA
EL PRODUCTO DOCENTE
                Un campesino vende el producto de la tierra, su trabajo cuando colecta y el cuidado que pone al cuidar el desarrollo de plantas alimenticias.
                Un obrero vende fuerza de trabajo al transformar la materia prima en objetos de uso común en la sociedad.
                 Un pescador vende lo que sustrae el mar, o las crías de peces que hace en sus tierras.
                El producto que vende el maestro es el conocimiento que genera al interior del individuo; el docente no produce el conocimiento, no genera productos que se observen, tales como artesanías o máquinas; el producto del docente es más sutil, porque al generar conocimientos, imaginación, valores, actitudes, formas y maneras de convivir genera la vida en sociedad y una forma de supervivencia en las personas.
                El maestro pone sus esfuerzos en lograr que el conocimiento y el alumno se conjunten interrelacionen unos con otros para generar nuevos saberes; el servicio que presta un docente es como aquel que mencionaba el Profr. Ángel Flores García o Javier Alejandro cuando estudie la escuela normal; forma ciudadanos para una sociedad en constante cambio. El sexo lo proporciona la naturaleza y nos da machos y hembras/hombres y mujeres; pero la escuela forma a los futuros ciudadanos de una comunidad. Cierto es que encontramos personas que van de una sociedad a buscando alguna en la que se encuentren a gusto tal como lo menciona el alemán en Doña Barbará; libro de Rómulo Gallegos; o personas de alto nivel económico que siempre que enfrentan alguna dificultad se van a Miami con sus tías tal como se menciona en las canciones de Inti amín; esas son personas; con una mala formación ciudadana o que por elección prefieren una sociedad a otra.
                El producto que el maestro ofrece es un producto de decisión personal; esto quiere decir cada persona usa lo que tiene y lo que adquiere a favor de otros o de sí mismo; y comparte con quienes quiere, con toda o con parte de la sociedad, o quizá con ninguno esa es su muy respetable decisión.
                Como anécdota les contare que supe de una persona que encontró algunos remedios para la fiebre reumática; un tratamiento para lograr que algunas personas se curaran de enfermedades; sin embargo se negó a compartir sus conocimiento con los doctores; por ideas o decisiones muy respetables; murió y nadie heredo ese saber.
                Supe también de personas que por envidia del otro; porque este tenía el conocimiento y la capacidad de saber; lo destruían; solo por envidia, no por conocimiento; ellos inventaban imaginaban, pero nada comprobaban; así encontramos hechos y situaciones en la sociedad; pero aun así hay que avanzar.
                Los esfuerzos del docente por desarrollar conocimientos, habilidades, destrezas y valores a niveles cognitivo, procedimental y actitudinal; son su trabajo y el ha de lograr que cada persona llegue al dintel de su propio entendimiento; si la persona desea compartir con otros lo que sabe lo hace; sino bien sabemos que el saber generado se ha de perder.
                Otra anécdota es que supe de tres personas que sabían trabajar el metal, combinarlo y producir nuevas aleaciones; dos ellos decidieron no compartir lo que sabían al morir; sus hijos heredaron algunos saberes pero no los difunden; cuando ellos mueran; se perderá el saber: Conozco actualmente a otra persona que trabajo en el politécnico, quiso enseñar a los ingenieros; pero algunos de ellos se molestaron como alguien sin títulos o reconocimientos les iba a enseñar y mi conocido dejo las aulas. Ahí se perdió ese saber.
                Hay gente a la que le habla la naturaleza, le revela sus secretos y le deja jugar con ella, le ayuda, le da; pero muchos de ellos no son lo suficientemente humildes para aprender, tristemente es una realidad.
                El título de maestro o de docente viene acompañado con la oportunidad de hacer y de participar; de que se reconozca el trabajo que se realiza; el producto que genera el docente es un producto que no caduca, que se enriquece y que es la base de nuevos conocimientos; pero el docente debe saber lo que hace. Cuando tuve la suerte de trabajar con docentes preparatorianos y universitarios; la pregunta de los miembros de mi equipo era ¿Qué les vamos a enseñar?; la respuesta fue no vamos a enseñar nada vamos a trasmitir habilidades para trabajar los contenidos, vamos a compartir estrategias para la generación de saberes; desarrollar habilidades para aprender a aprender. Fue tan enriquecedora esta práctica que los docentes pedían que trabajáramos a nivel estado; lo que fue un indicador de que íbamos por buen camino; que el producto que promovíamos era efectivo.
                Para terminar diremos que lo que ofrece el docente es un producto no terminado porque cuando se termine se termina el mismo conocimiento; el producto de trabajo docente siempre es un medio para subir a nuevos peldaños; siempre es el ir mas adelante, para ver nuevas conquistas  “la tierra podrá explorarse, en todas direcciones, pero siempre vamos a prender de ella” entonces el producto d0ocente siempre llevara al conocimiento de nuevas perspectivas en la vida de los seres humanos.
The corzo
 
Publicar un comentario