calidad de los articulos

jueves, 8 de noviembre de 2012

LA BUSQUEDA DE IDENTIDAD DESDE LA ESCUELA

ESTAR ACTUALIZADO CADA DIA
 



LA BUSQUEDA DE IDENTIDAD DESDE LA ESCUELA

                La identidad del sujeto actualmente se va compartiendo en tres elementos:

A.      La identidad que aparece en el perfil de egreso

B.      La identidad que dan los padres de familia al niño/niña.

C.      La identidad que elige el alumno.

                Desde la escuela se percibe la identidad que se dará al nuevo mexicano, esta viene muy relacionada con lo que se espera lograr al final de la estancia del alumno en educación básica; esta identidad se da como una estrategia planeada y organizada desde la escuela y las actividades que esta puntualiza.

                La importancia que dan los padres a definir la identidad de sus hijos, va en relación a sus intereses personales; estos a veces los visten de niña/niño; el interés de los mismos, va en relación de otro tipo de intereses que va en muchas veces en contra de lo que se espera por la sociedad o el grupo por el que ellos sientan preferencia.

                La verdadera búsqueda de la  identidad, la tiene el joven al decidir cómo ha de ser dependiendo del medio d que le rodea y la influencia de los padres y los docentes. La escuela influye con sus reglas; los padres con su ejemplo; la televisión con los grupos musicales, con la imagen que da a los jóvenes e ejemplos de comportamiento; esta mescolanza sin orden y con un sentido económico limita a los nuevos ciudadanos. Todo esto es una percepción cada vez más de un carácter comercial que de desarrollo de la personalidad.

                El verdadero empuje a la formación de una identidad la da profesionalización o al menos los estudiantes se adaptan a su elección con la imagen que tienen de la profesionalización; esta imagen se va desarrollando conforme el alumno habita y se interrelaciona en la escuela con el mundo; la concepción de este mundo es inevitable. Por ejemplo  al conocer una imagen reiterativa como la del doctor; siempre de blanco, o la enfermera con su cofia y su mandil; en algunos casos como la del docente, el sacerdote o del abogado.

                La identidad entonces se distingue en dos formas objetiva y subjetiva.

La objetiva: su esfera de acción se da conforme a la cultura; un medico brujo, un sacerdote, un doctor ó un maestro. Se da en un gusto y el amor por una cosa que representa una fuerza que vence muchos obstáculos y que por tanto facilitaran el trato con ciertas personas, que también se  presenta como un sentimiento de aptitud.

La subjetiva: es muy impactante en la esfera social, puesto que la identidad que se asume, puede engañar hasta a la misma persona que asume esta identidad; el joven a menudo ve en la imagen, la sabiduría y la habilidad que da la experiencia: pero la identidad que sume manifiestan experiencia.

                La identidad dentro de la escuela se asume como  ejemplo; por tanto docente impone como ejemplo su propia identidad; cuando ni los padres ni el docente impactan al joven  y este anda a la deriva en busca de esa identidad, es cuando aparecen erros en este desarrollo; el desajuste hacia la presencia de una identidad en los jóvenes es síntoma de una problemática social.

                La razón comercializadora cumple su cometido, que es vender y vender ellos no tienen o manifiestan un interés por  el desarrollo armónico de las personas; ni su programa de desarrollo lo considera; la escuela sí; entonces el docente se vuelve en bastión de orden a ese desarrollo de identidad; que se entienda, no es ejemplo; sino bastión de orden; porque fija algunas de las bases en el desarrollo de la personalidad; esto es en la formación de una identidad.

                Desde la escuela, dentro del perfil de egreso se defina una identidad democrática, de amor a la patria de respeto a la diversidad; de apoyo a la persona trabajadora, de interés en el progreso de la comunidad, entre otras cosas que definen la identidad del mexicano; pero fuera de ella se establece, la lucha individual, el abuso de unos a otros, el engaño, la indisciplina, el voluntarismo, el abuso, entre otras cosas que harían crecer esta lista.

                En lo concerniente a esto, podemos deducir que para  la escuela y el docente que trabaja en el grupo, la formación de las bases de una identidad no depende del comercialismo, ni tanto de la familia; depende de la misma escuela, que de forma ordenada y sistemática establece las bases de una construcción de la personalidad firme y estable para todos los mexicanos.
BIBLIOGRAFIA.
HIGIENE MENTAL PARA LA SALUD MENTAL, AUTOR: EDGAR A. CABRERA HIDALGO. EDITORIAL EL MUNDO. MÉXICO 1989.
PLAN DE ESTUDIOS 2011. EDUCACION BASICA. MEXICO 2011
Publicar un comentario