calidad de los articulos

miércoles, 7 de noviembre de 2012

EL DOCENTE Y LA CIENCIA DE IMAGINAR EL FUTURO

ESTAR ACTUALIZADO CADA DIA
 
video
 

EL DOCENTE Y LA CIENCIA DE IMAGINAR EL FUTURO

                Es tan conocido el dicho de que el docente prepara hoy a los ciudadanos del futuro que se les olvida a ellos mismos la ciencia que desarrollan. Esto es, porque es de mucha certeza saber que el alumno que es asocial de niño será asocial de adulto, aquel que es abusivo, tendera a ser abusivo de adulto, tal como lo menciona Platón en su texto los Diálogos en la parte que refiere a la republica o de lo justo.

                Todo ello se puede deducir cuando en el libro sexto se puede leer que el ciego y el privado del conocimiento no pueden fijar reglas ni establecer límites; para ello habrían de conocer la esencia de cada cosa y esta esencia la da la experiencia de acuerdo a lo que expone Piaget, o a lo que expone Vigostky cuando comenta que el trato entre las personas regula los aprendizajes de las mismas. Y, si por indolencia, los docentes deja que la violencia invada sus aulas o escuelas a manera de Bullying; que se pueden imaginar para el futuro.

Los alumnos aprenden la esencia del futuro hoy que viven situaciones de falta de carácter de las autoridades, entre las que se encuentran las educativas; en donde se castiga por ignorancia al docente a capricho del algún ignoto; porque no se castiga al docente por ser mal docente se le castiga porque ignora cómo comportarse como un profesional y como defenderse.

                Sin desviarse del tema, la visión del futuro se centra en un hecho, la formación profesional del docente requiere también la firmeza de una mano justa que lo dirija; que a su vez aunque suene utópico, señale gente con preparación y firmeza dentro de las escuelas para que las dirija; porque entre unos y otros llevan el proceso educativo hacia la baja. El remedio para los males que asolan a la educación, no es fácil, pero esta a la mano del que tiene una buena visión.

                Nadie puede negar la verdad a lo que se acaba de escribir, el docente puede imaginar el futuro donde la ley del más fuerte se impone a la ley; y no importa cuán justa sea la demanda; es más fácil tierra golpes y balas que hablar; los niños de nuestros tiempos; observan y aprenden de la Televisión, de noticias como la de Michoacán donde una secta religiosa destruye una escuela; de grupos de padres que se oponen a la opinión de los docentes y les agreden físicamente; de docentes que venden las calificaciones y de docentes que son violentados por defender sus derechos.

                Pero, no todo está perdido aun un 70% de padres y alumnos creen en el buen docente, aquel, que llega a la hora, cumple con su trabajo, prepara sus sesiones y apoya al aprendizaje de los docentes; a estos es a quien hay que apoyar para mantener el proceso de crecimiento de la escuela y la calidad de la educación que recibe el pueblo. Y aunque los docentes son inducidos poco a poco al error, no todos se dejan arrastrar. El principio está en observar al que trabaja en el aula y reconocer la calidad de su trabajo; el mismo no requiere premios, ni días de descanso, requiere de reconocimiento y de que se le permita desarrollar su trabajo sin trabas políticas ni administrativas; requiere un salario digno; puesto que la labor docente requiere de que el maestro gaste en su trabajo; esto es muy cierto, el docente invierte para trabajar, en materiales, en recursos para sus alumnos y lo único que solicita es que le dejen tiempo para trabajar; sin tanta papelería, con un salario que pueda disfrutar conforme a lo que trabaja.

                Imaginen un futuro en donde los futuros empleados que observan al docente y su entrega diaria al servicio de la comunidad; repiten el patrón; será muy diferente a lo que hoy se conoce y se espera del futuro de nuestra ciudad. Este futuro el mucho más promisorio que el que nos espera si se sigue observando, el abuso de autoridad, la corrupción de las autoridades, la destrucción de escuelas, la impunidad de algunas personas que por dinero e influencias hacen su capricho; y una autoridad sin falta de carácter.

Siempre existe la alternativa y si los docentes revisaran su bitácora, identificaran como el presente se vino tejiendo hace 30 o más años.

                El docente de hoy prepara al ciudadano del futuro, si hoy aprende que hay una esperanza y una manera de mejorar, esa será siempre su repuesta; pero si aprende que la violencia es el último recurso del incompetente; cuando sienta que no puede más esa será su respuesta.

 

BIBLIOGRAFIA.

DIALOGOS, PLATON. Ed. Porrúa, México 1978

HIGIENE MANTAL PARA LA SALUD MENTAL. Edgar  A. Cabrera Hidalgo. Ed. El mundo. México 1989

 

 
Publicar un comentario