calidad de los articulos

lunes, 10 de septiembre de 2012

LA PRÁCTICA, EXPERIENCIA IMPRESINDIBLE DE LA CONDICION DE SER DOCENTE

ESTAR ACTUALIZADO CADA DIA

video

LA PRÁCTICA, EXPERIENCIA IMPRESINDIBLE DE LA CONDICION DE SER DOCENTE


Es bueno para empezar a hablar sobre el docente considerar primeramente dos proposiciones:

• La primera es enfrentar al aspirante a la docencia con las situaciones vitales de la misma, de tal modo que no se angustien ante la perspectiva de atender y hacerse responsable de un grupo de niños de cualquiera de los niveles de educación básica (preescolar, primaria y secundaria).

o formar a los docentes en y para la vida en la escuela exige proponer desde las instancias de formación inicial y continua una experiencia fundante en la cultura de ser maestros con pertinencia y eficacia.

• la segunda refiere a que desde un principio se busque el desarrollo de la inteligencia en el campo de la estratégica.

o el aprendizaje de los recursos estratégicos

o el desarrollo de criterios de eficiencia

o competencias docente

o versatilidad docente; donde se incluye la formación del carácter; para la participación autónoma en los acontecimientos situados en su terreno natural de la docencia.

Sin embargo para hacer que lo que se señala con antelación sea relevante ; es necesario hacer consiente al docente que la práctica educativa es lo que les hace y les forma; en otras palabras lo que les propicia ser docentes y les forma como tales; sin que por ello se menosprecie la formación básica; misma que es otro asunto que hay que tratar en un futuro próximo.

El tema a tratar es la práctica docente y la experiencia que brinda en la formación permanente del maestro- maestra. Entonces se debe recuperar al menos lo siguiente:

a. La relevancia de la docencia y el desarrollo del aprendizaje.

b. El hecho de pensarse en términos de valoración del capital humano.

El docente cuando esta en prácticas educativas no solo muestra habilidades y dominios en su actividad grupal; sino y sobre todo manifiesta su sentido del deber, el aprecio a su profesión, al aprecio a la diversidad, su autonomía, el sentido del deber, su sentido de democracia, amor a la patria, el sentido humano de ser maestro, entre otras cosas que son básicas para la docencia.

En la práctica se pueden advertir los distintos tipos de docente, la competición, las interacciones significativas y relevantes, porque se hace presente la identidad docente, el sentimiento de compañerismo; el auto estima y el comportamiento afectivo entre otras cosas que dan marco a la formación del docente.

Además , tal como lo menciona Silvia Smelkes cada docente es valorado en los hechos, de manera pública y sin engaños lo que da lugar a reflexiones morales y a la construcción colectiva de principios éticos. Ciertamente, nada obliga al docente a que le valoren su práctica educativa; pero la misma práctica áulica exige obrar en consecuencia, soportar los desenlaces y disfrutar de la participación del dentro del grupo. ¿Acaso en esto, reside lo fascinante de la práctica docente?


Publicar un comentario