calidad de los articulos

viernes, 13 de julio de 2012

EL DOCENTE Y LA LEGITIMIDAD DEL CONOCIMIENTO QUE OSTENTA

ESTAR ACTUALIZADO CADA DIA




video
EL DOCENTE Y LA LEGITIMIDAD DEL CONOCIMIENTO QUE OSTENTA

6 de julio de 2012, el 30% de los docentes asisten al examen universal; que tiene como antecedente demandas en las que se ven involucrados docentes de varios estados que rechazan este tipo de examen; venta de exámenes apócrifos que se ostentaban como el examen que se iba a aplicar a los docentes de primaria; programas de educación básica nuevos, las elecciones del primero de julio; hechos que invariablemente afectaron al docente de educación básica; especialmente a los docentes de nivel primaria.

El hecho que se presenta que en este año, al iniciar el mismo; el docente se encuentra invariablemente con los programas para cada grado; la estructura de los mismos, los enfoques, los estándares educativos, los principios pedagógicos y los aprendizajes esperados. La formación del maestro, su experiencia, el poco profesionalismo de algunas de las personas encargadas de su formación y las pocas habilidades y hábitos intelectuales desarrollados, hacen que encada salón de clase y escuela se expresen los programas con diferentes reinterpretaciones y jerarquías.

Y si bien, Latapi Sarre, nos habla de cómo aprenden los maestros; lo cierto es que no todos aprenden al mismo ritmo, ni con la calidad requerida; entonces nos encontramos ante la situación en donde cada sujeto desde el supervisor, pasando por el asesor metodológico, director y docente tienen sus propias concepciones sobre lo que vale la pena saber y lo que no es necesario que los maestros desarrollen en su formación.

Muchos de ellos sin importar la vertiente prefieren el orden lineal de las cosas; y construyen situaciones de orden social que hacen a un lado el desarrollo de conocimientos y habilidades; poniéndolos al margen de otras actividades sociales.

Al poner al margen, la legitimidad del saber; y dejar de apropiarse de conocimientos el docente enfrenta la perdida de opciones de formación; creando su propio inventario diferencial de saberes.

Así pues, daremos un ejemplo; en los cursos básicos de formación continua; después de tres días de trabajo; un directivo líder académico expresa que su único papel esta en cumplir con lo que marca el curso; para seguir trabajando como siempre; esto es de manera dictatorial; con planes formatos y programas de siempre, porque en realidad no hay un avance y siempre se ha trabajado lo mismo. Esto es ellos hacen que trabajan y yo que sigo lo que me dicen.

Solo al responder ¿Qué es lo que legitima el conocimiento del docente? Podríamos decir en que terrenos funciona la formación del maestro.

En este inventario sobre legitimidad del conocimiento y la profesionalización y a partir de algunas experiencias propias y de otros maestros en el consejo técnico o en grupos de estudio; habremos de reconocer que es lo que se considera como saber legitimo entre los docentes; entre las autoridades que coordinan a estos docentes.

Cuando encuentras autoridades con el nivel básico en su formación o sin formación básica en el área donde trabajan se identifica que no valora ni es valorado del mismo modo en otros espacios sociales. Este hecho de estar fuera de la profesión para la que se estudio no demerita el trabajo escolar realizado; sino que afecta la calidad del trabajo que se realiza. Tampoco significa que no pueda aprender(a pesar de no tener la formación básica en el área, ni compartir la filosofía de los formados en este campo, que en nuestro caso es el educativo), sea, no pueda contribuir a la construcción de una legitimidad social.

Sin embargo, siempre hay una distancia entre la intención y su realización.

Ya comenta, Humberto Eco, en una de sus disertaciones “ya es bastante, que haya problemas entre los pastores; para que también se problematicen con los borregos.

Ya es suficiente que la descalificación del maestro se dé por otras profesiones, para que también los maestros desde distintas tribunas descalifiquen la legitimidad los conocimientos y la profesionalización de los docentes; tal vez porque ellos no son maestros; o son docentes apócrifos, que se integraron a las filas del magisterio sin ninguna formación o profesionalismo; porque por muy malo que haya sido su paso por la escuela normal; la formación y la filosofía del maestro se impregna en el docente.

Lo que me interesa enfatizar, es que aquellos que descalifican al docente; ponen en entre dicho su legitimidad. Y es a ellos, y , a los que se dejan arrastrar entre la suciedad; a quienes se les debe enjuiciar sobre la legitimidad de su trabajo y su profesionalismo.

The corzo


Publicar un comentario