calidad de los articulos

martes, 28 de septiembre de 2010

PALABRAS Y PENSAMIENTO

video
PALABRAS Y PENSAMIENTO


Lev S. Vigótsky llego a comentar que el producto de nuestro pensamiento emerge en las palabras, mismas en las que se puede identificar nuestra concepción sobre el mundo. El trabajo del docente en la escuela gira en torno a ello ya que en las actividades que se promueven en educación básica se utiliza el lenguaje oral y escrito para que el alumno se enseñe a comunicar sus pensamientos con claridad y fluidez, aprenda a interactuar en distintos contextos y su pensamiento sea fluido para que le sirva como una herramienta efectiva al tratar de acercarse a los demás y compartir con ellos su punto de vista. La relación entre el pensamiento y el lenguaje es muy delicada debido a que al pensar y al hablar se entrelazan imágenes sonidos y acciones entorno al desarrollo de ideas y no solo en la comunicación..

Si bien los pensamientos son acciones interiorizadas y no palabras; el lenguaje es la herramienta por medio de la cual se vale el ser humano para poner en común los pensamientos y con ello poder entrar e interactuar en la mente de los que le escuchan.

La función del lenguaje no es muy sencilla y se va puliendo conforme se utiliza y se mejora en un constante progreso y si como se ha dicho el lenguaje es el medio para comprender al mundo; entre más se conozca del lenguaje mucho mejor será la comprensión del mundo; por ello en la escuela se prioriza el hecho de argumentar y analizar situaciones problematizadoras, se busca identificar hechos , fenómenos y situaciones inusuales, entre otras cosas, se formulan preguntas se emiten juicios, se escucha al otro se analiza lo que dice, se proponen en ello soluciones y se toma una decisión en grupo.

Cerramos esta idea en decir que entre más se interaccione con el lenguaje y se permita al educando y al maestro inmiscuirse en actividades relacionadas con leer, escribir, comentar argumentar, emitir juicios y valorar a los mismos se incrementa la habilidad para emitir un pensamiento coherente y con mucha efectividad; tanto la actividad oral como la práctica para poder expresar y argumentar nuestros pensamientos fortalecen el desarrollo intelectual de los educandos y los educadores.

Félix Mendoza Garduño
Publicar un comentario