calidad de los articulos

lunes, 22 de diciembre de 2008

LA BITACORA DOCENTE


LA BITACORA DOCENTE

UNA NARRACIÓN DE LA VIDA COTIDIANA DEL MAESTRO – UNA CONVERSACIÓN DE SOBRE MESA-

Muchos de los que hoy son maestros frente agrupo no han aprendido a contar historias a escribir sobre una bitácora sus experiencias docentes en forma de cuentos o historias contadas donde los protagonistas son ellos mismos. Muchos de ellos reconocen que hay sucesos que vale la pena que sean contados y recordados; como incidentes laborales o tal vez personales pero dentro de lo que corresponde a sus labores docentes. Sabemos historias pequeñas que acontecieron a algunos profesores sucesos chuscos, situaciones heroicas, pero muy pocas de ellas las encontramos por escrito en algún documento que recopile estas pequeñas imágenes de la vida.
A la hora de reunirnos con los maestros, o en un momento de relajación leer o contar una historia sobre una compañera o compañero; que en el cumplimiento de sus labores se enfrenta alguna situación de peligro, sería una manera de recuperar algo de la experiencia docente de identificarnos como seres que en ciertos momentos y en el cumplimiento de nuestro deber enfrentamos situaciones tan diversas y variables, así, veamos este ejemplo;
En una mañana como cualquier otra el personal docente de la escuela patria y libertad, inicio sus labores diarias, la monotonía y las acciones que a diario se realizan en la escuela no rompían con la armonía de esa mañana. Formaciones, entradas a los salones, desfile de padres de familia citados a hora tempana por algunos docentes, etc.
Pero aconteció algo que rompió con la rutina de la escuela, una persona que llega a la escuela y pasa a los salones de la institución, peguntando sobre los materiales de la escuela grabadoras, videos, proyectores, etc. Siempre señalando que venía de contraloría, revisando los materiales de la escuela; así va pasando salón por salón, hasta que llega al aula en que se encuentra la maestra que por comisión tiene en resguardo estos materiales.
No les extraña a los maestros ver que la maestro y el padre de familia entran y salen del aula y van hacia un auto estacionado a la puerta de la escuela; lo que se les hace extraño ver a la maestra un tanto nerviosa y silenciosa mientras camina llevando en sus manos alguna video o grabadora, la entrada y salida se hace 2 veces algunos maestros observan desde sus aulas, pero no reaccionan. El señor se va la maestra se queda en su aula. Al poco tiempo algunos docentes corren de un lado a otro, la policía se hace presente preguntan y aunque esto se maneja con mucha discreción se escucha el rumor de que atracaron en la escuela; y la profesora encargada del material sufre una crisis nerviosa, porque fue amenazada con una pistola sino cooperaba, porque se le obligo a ser parte del delito, porque se amenazo a sus alumnos y prefirió aguantar la situación por preveer alguna daño mayor,…


Este tipo de historias, permiten , que los maestros tengan experiencias que trasmitir, que los mismos aprendan a contar a preguntar y a escuchar al otro; de la misma forma al ser escritas permiten que se desarrolle un estilo de escritura.
El temor de muchos de los que hoy trabajamos en educación es el enfrentarse a la crítica de cualquier tipo, pero más a la destructiva; pero si un grupo de docentes en una charla, en alguna reunión de sobremesa comentan alguna de estas experiencias, los problemas al escribir se irán corrigiendo poco a poco, los problemas de comunicación, se irán quebrantando dejando espacio a nuevas formas de comunicación tan necesarias en nuestros días.
La plática sencilla, la lectura amena hace que se vayan añadiendo algunos detalles al texto o a la oralización, es cierto que algunos verdaderos y otros inventados; pero eso que nos importa; en este momento es necesario desarrollar la libertad de narrar hechos y situaciones, que acontecen al docente.
Con lo escrito es otro cantar, (hablando de manera coloquial), lo escrito establece que lo que se deje en el papel sea coherente, que respete ciertas reglas y lógicas en su manejo; lo escrito, permite que se anexen nuevas ideas, que se corrijan ciertas faltas ortográficas, el orden de las ideas, que se precise el sentido de lo que se dice. Lo escrito debe quedar para que otros lean y sobre lo que leen construyen una experiencia, una aprendizaje.
El estilo para escribir, se desarrolla leyendo y comentando, a escribir se aprende escribiendo y luego leyendo una y otra vez lo que se escribe, comparando lo que se escribe con lo que han escrito otros, cierto que presenta algunas dificultades; pero se aprende y se deja en ese aprendizaje un gran recuerdo de las historias de maestros.
Para escribir una historia de maestros no se requieren grandes virtudes al tiempo alguien las leerá y esta información le abrirá la puerta para hacer de él un gran escritor; las bases de esto se empiezan a construir y lo que se va construyendo con bases firmes será la base de un gran edificio.
Lo importante en este momento es escribir, y acumular estos escritos, en el futuro alguien determinara que tan importante es lo que escribimos, lo importante es comunicar algo, un sentimiento alguna acción o simplemente un signo.
No sé que se quiera pero lo importante es la intención de comunicar, alguien dirá de escribir esto a nada, mejor nada, pero ya se escribió y se trato de comunicar algo y eso que se escribió vale la pena.
No se te olvide, te invito a escribir en este blog, una palabra un signo siempre y cuando quiera comunicar algo vale la pena




The corzo

Publicar un comentario