calidad de los articulos

lunes, 19 de junio de 2017

¿QUIEN EDUCA PARA LA LIBERTAD?

ESTAR ACTUALIZADO CADA DIA





¿QUIEN EDUCA PARA LA LIBERTAD?
                Los docentes en México tienen más de 70 años educando para la libertad, si partimos o consideramos desde  1921 con las llamadas misiones culturales que en realidad  se desarrollaron de 1922 a 1927 ; en cuyo tras fondo  “Vasconcelos propugnaba y buscaba incorporar a los indígenas y a los campesinos al proyecto de nación civilizada y difundir en ellos un pensamiento racional y práctico para terminar con el fanatismo religioso, los hábitos “viciosos” y llegar a un saneamiento corporal y doméstico”

·         “Las Misiones Culturales, integradas cada una por un jefe de Misión, un profesor de pequeñas industrias, un maestro de música y orfeones, otro de educación física, una profesora de economía doméstica, un doctor para la enseñanza de la higiene y de la vacuna y un maestro competente encargado de las prácticas de enseñanza.
·         Se había establecido que los cursos en los Institutos sociales debían tener una duración de un mes y medio, y debían realizarse en periodos vacacionales para no interrumpir el desarrollo normal de los cursos en las escuelas.
·         Se proponía a los misioneros que se tomara el mes que se programara para cursos de actualización y una o dos semanas de las vacaciones de los profesores. Lo cierto es que no siempre duraban las seis semanas que se recomendaban.
Desde estas fechas hasta la época actual venia implícita en el proyecto educativo educar para la libertad, tomando la cultura y el deporte como las armas de la libertad; pero en qué momento del proceso educativo se pierde la premisa de educar para la libertad.
Paulo Freire en su texto la pedagogía del oprimido nos da alguna pista al mencionar que a nadie se le educa, para la libertad; ni se auto  educa la misma persona así mismo; nos dice: los hombres se educan en comunión, mediatizados por el mundo.
Dejando muy en claro que el educador no educa desde su encierro aúlico; o parapeto escolar; ni el alumno se educa en la escuela o en la calle para la libertad; porque son ambos en una relación dialógica los que en realidad se educan dentro o fuera de la escuela; en contacto de 1 a uno y en la sociedad al participar en las actividades culturales de la misma
“Así, ambos se transforman en sujetos del proceso en el que crecen juntos y en el cual los argumentos de la autoridad ya no rigen”.
Educar desde la escuela para la libertad es una Utopía de Color Namo de Melo explica como la acción de compartir con el uso de las TICS, saberes, sentimientos de un extremo a otro del mundo; donde al comparar ideas y dialogar entre los individuos, se aprende y se educa para la libertad.
Ya sabemos que en una educación donde no hay dialogo, no existe la fe en el individuo en su capacidad de crear y de hacer más.
El docente o la escuela que educa para la libertad sabe que los individuos en una relación dialógica pueden hacer, crear transformar; pero en una educación como la existente donde se enajena al individuo; la ignorancia descompone el sentido del proceso educativo y el que tiene la conciencia de este proceso se ve rebasado por el conjunto de individuos que le explotan, hacen oídos sordos a los clamores de los pueblos; con la instauración de una esclavitud oficialista, hablando de humanismo y negando a sus docentes esa libertad y la oportunidad de hablar sobre ella. Y los mismos docentes haciéndose parte de esa mentira, convirtiéndose en lobos de esa mentira enajenadora, con un razonamiento que hace perder toda esperanza.
Donde la deshumanización, que resulta del orden injusto, no puede ser razón para la perdida de la esperanza, sino, por el contrario, debe ser motivo de una mayor esperanza, la que conduce a la búsqueda incesante de la instauración de la humanidad negada en la injusticia. Para el pensar ingenuo lo importante es la acomodación al presente normalizado, para el pensar crítico, la permanente transformación de la realidad, con vistas a una permanente humanización de los hombres; en busca de aprender a ganar su libertad.
Porque la libertad no es algo que se regala; la libertad es un privilegio que se gana.
Entonces volvemos a la pregunta ¿Quién educa para la libertad?

Publicar un comentario