calidad de los articulos

lunes, 15 de mayo de 2017

TAXONOMIA DE BLOOM

ESTAR ACTUALIZADO CADA DIA

https://es.wikipedia.org/wiki/Taxonom%C3%ADa_de_objetivos_de_la_educaci%C3%B3n
La taxonomía de Bloom es un conjunto de tres modelos jerárquicos usados para clasificar objetivos de aprendizaje en niveles de complejidad. La taxonomía de Bloom asume que el aprendizaje a niveles superiores depende de la adquisición del conocimiento y habilidades de ciertos niveles inferiores. Al mismo tiempo, muestra una visión global del proceso educativo, promoviendo una forma de educación con un horizonte holístico.
La taxonomía ha sido un referente en educación en los últimos 60 años, sin embargo, los avances tecnológicos en el estudio del cerebro, el surgimiento de la neurociencia cognitiva y otras evidencias hacen poco viable mantener su sustento epistemológico. A continuación se presentan un resumen de críticas a la taxonomía (para ampliar visitar este sitio):
1.      Se basan en los principios conductistas que predominaba a principios de siglos en la psicología.  Un dato adicional, es que la taxonomía surge en los comienzos de la revolución de las ciencias cognitivas a mediados del siglo XX.  Por tanto, son 60 años en el cual se ha avanzado mucho en la comprensión de la naturaleza del aprendizaje humano en diversos campos.
2.      Tiende a una fragmentación del currículo y eso lleva a una falta de visión integral de los objetivos del sistema educativo. Así mismo se da entender que los docentes deben enfatizar primero en la memorización de todo el currículum antes que los estudiantes puedan comprender o aplicar el conocimiento. Ya que se concibe el proceso educativo como predeterminado y mecanicista (Aubrey y Riley, 2016).1
3.      Se ha caído en el error de considerar la taxonomía una teoría sobre el aprendizaje. Como si la taxonomía pretendiera explicar cómo aprenden los seres humanos.  La taxonomía sirve para planificar y evaluar, no para explicar. Además, son 60 años en que se ha avanzado mucho en la comprensión del aprendizaje humano. En estas últimas dos décadas la neurociencia cognitiva ha aportado valiosos conocimientos sobre la lectura, la escritura, la dislexia, la discalculia, las emociones, los tipos de memoria, entre otros.  
4.      La ambigüedad y la falta de mayor precisión en algunos conceptos como “conocimiento” o “recordar”. Por ejemplo, en el caso de recordar, es decir la memoria, se describe en la taxonomía como si esta fuera una sola. En cambio, la neurociencia cognitiva ha identificado diversos tipos de memorias que funcionan de forma independiente e interrelacionadas: la memoria inmediata, la memoria operativa y las memorias a largo plazo (episódica, semántica, procedimental entre otras)(Carrillo-Mora,20102 ) . Todas ellas muy activas en el proceso de aprendizaje de una persona.




Publicar un comentario