calidad de los articulos

viernes, 11 de marzo de 2016

LOS DOCENTES Y SU PRÁCTICA FRENTE AL PROCESO DE ADQUISICION DE LOS APRENDIZAJES POR PARTE DE LOS ALUMNOS

ESTAR ACTUALIZADO CADA DIA



LOS DOCENTES Y SU PRÁCTICA FRENTE AL PROCESO DE ADQUISICION DE LOS APRENDIZAJES POR PARTE DE LOS ALUMNOS.

                Conforme a algunas lecturas a las que he tenido acceso por parte de la SEP con escritoras como Silvia Schmelkes, Olaf Fuentes, Margarita Gómez-Palacio; no en todas las escuelas; ni con todos los maestros se encontró el entusiasmo necesario para trabajar procesos de aprendizaje con los alumnos; puesto que aún persisten resistencias en contra de la modernización del trabajo educativo; o los que desarrollan esta función no cuentan con las competencias ni la voluntad de cumplir con su papel de maestros de escuela. La situación para la gran mayoría de estos docenes es que aún no han comprendido que el papel central en la escuela le corresponde al alumno; pues desde educación básica hasta educación superior aún podemos escuchar frases como: con una que entienda me doy por satisfecho, clase dada, clase no repetida, si no asiste no hay derecho a examen, aquí es lo que yo digo, etcétera; en incluso aun dentro de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México es posible detectar algunos docentes que no identifican el proyecto educativo; o la ley de autonomía como corresponde y es que la hablar como corresponde es que se hallan sentado a leer estos documentos en colegiado y determinen al unísono como se habrá de aplicar.
                La práctica para desarrollar estrategias de aprendizaje y la forma de evaluarlas solo se da en una tercia de planeación y evaluación que es igual a practica; en donde se construye y se constata el trabajo de la institución al exponer los resultados en colegiado y repetir el ciclo una y otra vez hasta acercarse a la mejora. Porque más que tomar nociones de lo que dicen los libros; es mejor rescatar prácticamente la convivencia y el intercambio; esto comprometer a los estudiantes a entender lo que estudian a seguir con interés el proceso de construcción del conocimiento dentro del aula y a ser partícipe de ello.
                Allá por la década de los 90, en las oficinas del CCECMEM ubicadas  en Toluca; Estado de México; se reunían grupos de docentes cada miércoles y sábado para intercambiar saberes y conocimientos sobre la práctica educativa; para muchos de ellos el intercambio de ideas y la comparación de fuentes de información fue un proceso de aprendizaje y construcción del proceso de adquirió de aprendizajes gracias a la interacción de los promotores de aprendizajes como el profesor Rosalio, que una y otra vez, cuestionaba sobre las fuentes; Roberto, que mencionaba a cada paso – y tú qué piensas de ello. Estos maestros empapados de pedagogía modernista española, cubana, francesa se esforzaban día a día por explicarse la importancia de la práctica educativa; la interacción entre docentes para el afianzamiento de estos aprendizajes y la socialización de lo que se aprende por parte de los alumnos; ya que al interactuar construían diversas actitudes que definirían el proceso de enseñanza aprendizaje que desarrollaban en el aula.
                Cada una de las escuelas en las que trabajaban estos docentes introdujo una versión muy particular de lo que se trabajaba en el CCECMEM; los maestros estatales  que participaban en este proceso compartían sus ideas y aprendizajes al interior de las escuelas donde fungían como docentes lo cual estaba caracterizado por un estilo de aprendizaje común a todos los que asistían al proyecto de formación docente del Centro Coordinador de Educación Continua para el Magisterio del Estado de México (CCECMEM).
                Las diferencias entre uno y otros de los asistentes al proyecto del CCECMEM a la par del intercambio de ideas y la interrelación que se estableció al interior del grupo; propicio que cada escuela introdujera su estilo de trabajo; pero también que se definieran algunas características comunes a todo el proceso como son como se enseñaría y como se aprendería. El resultado fue como habría de esperarse que dentro de un alto grado de variación en el proceso se pudieran distinguir características comunes sobre la naturaleza de la enseñanza y su impacto sobre el aprendizaje; que por cierto eran comunes; en los maestros asistentes al CCECMEN.
                Que eran docentes que parecían estar intentando, con el apoyo de sus directivos, moverse a una visión práctica, verificable y comprobable del proceso de E/A sus aulas; donde los maestros se especializaban en el proceso de aprender a aprender, aprender a hacer, a prender a ser y aprender a socializar sus saberes.
                Dentro de los docentes que asistían dos veces por semana al CCECMEM había maestros que eran más sofisticados y concretos en su capacidad de articular ideas sobre la práctica educativa; pues tomaban seriamente la responsabilidad de su papel histórico a pesar de la gran variedad de resultados que aportaban los docentes al interior del Estado de México; ellos rescataban lo que era común al sistema educativo y los plasmaron en una revista y en otras publicaciones.
                La importancia de su trabajo no se distinguía en aquellos tiempos; pero el proceso al paso del tiempo propicio que muchos de los docentes que estuvieron en ese proyecto; culminaran sus carreras como asesores educativos en los centros de maestros.
 The corzo
Publicar un comentario