calidad de los articulos

domingo, 20 de septiembre de 2015

EL PROCESO Y DESARROLLO DE LA COMPRENSIÓN LECTORA

ESTAR ACTUALIZADO CADA DÍA


EL PROCESO Y DESARROLLO DE LA COMPRENSIÓN LECTORA EN EL CONTEXTO ESCOLAR DE LA EDUCACIÓN PRIMARIA.
 AÑO 2. NÚMERO 6
: Alma de Jesús Martínez Torres.
El presente artículo inicia con un panorama sobre el marco educativo de la Educación Primaria que sustenta la importancia de privilegiar la lectura.
En un segundo momento se menciona el proceso de los estudiantes para desarrollar la comprensión lectora, así como los obstáculos que pueden presentarse durante este trayecto, por último, se enfatizan los tres elementos esenciales de la lectura de comprensión: interactiva, constructiva y estratégica.
PALABRAS CLAVE: Lectura, comprensión lectora, competencia lectora, proceso, estrategias.
INTRODUCCIÓN
La Educación Primaria privilegia la comprensión lectora por ser una herramienta esencial para desarrollar nuevos aprendizajes, mejorar el nivel académico y ser la base del aprendizaje permanente. Es necesario que los docentes involucrados en esta labor conozcan el complejo proceso de la comprensión y los obstáculos que en ella pueden presentarse, para que de esta manera puedan entender y ayudar más a sus alumnos a desarrollar la lectura comprensiva, la cual es constructiva, estratégica e interactiva como se pone de manifiesto en el presente artículo.
A través del tiempo se han manifestado cambios globales en diferentes aspectos de la sociedad, los cuales requieren de personas competentes para poder enfrentar las situaciones cotidianas del presente.
Ante estos desafíos, es necesario que el sector educativo modifique y transforme su papel como formadora de ciudadanos y esté acorde con los retos de la información y conocimiento del siglo XXI. Es por ello, que actualmente la educación está basada en el desarrollo de competencias para formar ciudadanos íntegros capaces de movilizar sus saberes, actuar en diferentes situaciones y valorar su desenvolvimiento y toma de decisiones en diferentes contextos, es decir, la educación está formando en competencias para la vida, para el aprendizaje permanente, “para el manejo de la información, el manejo de situaciones, para la convivencia y para la vida en sociedad” (Plan de Estudios, 2011). Las dos primeras son fundamentales y la base para las otras competencias, ya que propician un aprendizaje a lo largo de la vida. Un aprendizaje permanente y autónomo, el cual es posible a través de la información que obtenemos por diferentes medios, especialmente por la habilidad lectora, la cual tiene un papel esencial en el currículum educativo.
DESARROLLO
El fomento a la lectura es fundamental para poder desarrollar en los alumnos el Perfil de Egreso de la Educación Básica, pues uno de sus rasgos es que el alumno busque, seleccione, analice y utilice información proveniente de diversas fuentes (Plan de Estudios, 2011). Si bien la lectura para la comprensión se privilegia en el Campo de Formación: lenguaje y comunicación, se considera que ésta es necesaria para la reflexión y el uso de la información (Programas de Estudio, 2011). Pero no por ello se deja de abordar, promover, fomentar y utilizar en los otros campos de formación y asignaturas que la implican.
De aquí la importancia de desarrollar la competencia lectora en los alumnos para que esta sea un medio favorable para acercarse a la información y poder aprender a lo largo de la vida. El Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA por sus siglas en inglés) define la competencia lectora como “la capacidad de un individuo para comprender, emplear, reflexionar e interesarse en textos escritos con el fin de lograr metas propias, desarrollar sus conocimientos y su potencial personal, y participar en la sociedad” (PISA, 2009).
Si bien, para promover esta competencia, un elemento fundamental es la comprensión lectora al ser el proceso mediante el cual el lector se relaciona de manera interactiva con el contenido de la lectura, relaciona sus ideas con otras anteriores, las contrasta, las argumenta y obtiene sus propias conclusiones, las cuales enriquecen su conocimiento.
Hablar de comprensión lectora es un tema que gran cantidad de autores han abordado ampliamente con la finalidad de dar a conocer el gran significado de esta habilidad. Profundizar en el proceso que conlleva y motivar a los agentes encargados de la educación a que la conciban como una herramienta indispensable que puede y debe desarrollarse dentro y fuera de las aulas para que los estudiantes alcancen mejores niveles educativos, es fundamental para que los lectores puedan desenvolverse en otros ámbitos de la vida.
En las décadas anteriores se consideraba a la lectura como la simple acción de desciframiento de letras, palabras, frases, y al término de ésta, posiblemente se llegaría a la comprensión después de una serie de preguntas literales sobre el mismo texto. Con el paso de los años setenta y los enfoques en psicolingüística y psicología cognitiva, se manifiesta una nueva concepción de la lectura, la cual implica descifrar los signos impresos, y a la vez dotarlos de significado, es decir, leer es comprender un texto.
Solé (1987) enfatiza que “comprender un texto, poder interpretarlo y utilizarlo es una condición indispensable no sólo para superar con éxito la escolaridad obligatoria, sino para desenvolverse en la vida cotidiana en las sociedades letradas”. Esta habilidad trae beneficios tanto en el ámbito educativo como en el familiar y social, es por ello que en los tres espacios es necesario promover y disfrutar el proceso de lectura.
En el contexto escolar, la comprensión lectora se abre a un panorama más amplio, dejando atrás el paradigma tradicionalista de concebirla como un desciframiento, pasando a un enfoque global de la comprensión. Zarzosa y Martínez (2011) mencionan que actualmente la lectura comprensiva deja de entenderse como una sola habilidad para reconocerse ahora como una relación e interacción de diferentes habilidades y estrategias que se combinan dependiendo del tipo y función del texto, así como los propósitos educativos que se persiguen.
La Educación Primaria tiene el compromiso de fomentar la comprensión lectora, reconociendo que es un proceso complejo y requiere su práctica y reflexión constante, las cuales al ser desarrolladas en los estudiantes, permiten un aprendizaje autónomo, permanente y crítico, pues se integran a la cultura escrita y a las habilidades digitales, se vinculan con procesos como el de aprender a aprender, buscar, valorar, seleccionar, ponderar y transmitir información, cuyo resultado será un aprendizaje permanente.
Para entender cómo alcanza el alumno la comprensión, es necesario conocer el proceso de lectura, lo cual aporta información importante al docente para entender la complejidad del trayecto y brindar el apoyo necesario a los estudiantes.

Según Frade (2009) el proceso incluye los siguientes subprocesos:

 •Decodificación. Es el momento en que el sujeto interpreta los signos gráficos, los junta y asocia para leer una palabra, una oración, un párrafo. Para decodificar se requieren habilidades auditivas, visuales y perceptivas, se involucran la sensación, la percepción, la atención y finalmente la memoria.
•Acceso al léxico. Es el momento en que el alumno después de leer, encuentra el significado de la lectura, asocia la palabra con lo que significa y se vuelve consciente de lo que no entendió para buscar el significado.
•Análisis sintáctico. Es el momento en que el lector junta cada palabra con la que sigue, una frase con otra, una oración con la que continúa y comprende, ya no de una palabra sino de toda una oración o un párrafo. En este momento, el alumno le da un sentido más global a la lectura.
•Representación mental o análisis semántico. Se da cuando el alumno es capaz de imaginarse lo que lee, es como un dibujo imaginario de lo que se va leyendo.
•Inferencia o interpretación. Una vez que se hace la representación mental de lo leído, el lector construye significados implícitos en el texto a partir de sus conocimientos previos. Es aquí donde los alumnos anticipan, agregan sus propios comentarios apoyándose de sus gustos, necesidades e intereses.
•Representación mental de la inferencia. Enseguida el estudiante se imagina algo más allá de lo leído y elabora su imagen mental. Esta representación mental dependerá también de qué tanto conocimiento tengan los alumnos sobre los temas abordados.
•Construcción de nuevos aprendizajes. En estos dos últimos momentos se utilizan habilidades del pensamiento de orden superior, que llevan a los alumnos no sólo a aprender el contenido que transmite el autor, sino además a construir nuevos aprendizajes no mencionados en el texto, como son: identificar la intención del autor, el prototipo en el que se escribe, el tipo de texto, análisis, síntesis, comentar sobre las ideas principales, interpretar críticamente el texto, dar puntos de vista, relacionar textos o ideas y utilizarlos en situaciones de la vida.
                Cuando el docente de Educación Primaria conoce este proceso complejo para desarrollar lectura comprensiva, es capaz de concientizarse de que los alumnos no lo logran de manera inmediata y requieren de la interrelación de habilidades cognitivas, asociadas a experiencias individuales y sociales, lo cual es posible lograr con la práctica diaria de la lectura y la implementación de estrategias didácticas.
En el desarrollo de la comprensión lectora existen algunos factores que pueden afectar u obstaculizar este proceso en los estudiantes, como los siguientes:
-Confundir visual o auditivamente una letra con otra.
-Desconocer el significado de una palabra.
-Falta de fluidez y velocidad lectora.
-Poca atención al texto o realizar lectura mecanizada, sin reconocer las palabras que no se entienden.
-Leer textos muy largos, complejos, no acordes a la edad, gustos y necesidades de los estudiantes.
-Falta de reconocimiento de las diferencias gramaticales y análisis sintáctico, para entender el contexto de una palabra entre varias.
-Poca o nula motivación para leer un texto.
-Falta de conocimientos previos o contextuales necesarios para la comprensión.
-Cuando no existe un ambiente de confianza y comunicación entre el docente y los alumnos.
-Si en la familia no se fomenta la lectura, el alumno no tiene el hábito de realizarla.
Frente a estas problemáticas, el docente de Educación Primaria como agente principal en el proceso de enseñanza, es quien puede detectar estos obstáculos e implementar medidas para enfrentarlos.
El que los estudiantes se acerquen o no a la comprensión lectora depende principalmente del docente, quien es el responsable del proceso de enseñanza-aprendizaje y de brindar oportunidades para el acercamiento a diferentes tipos de textos.
En el contexto escolar, hoy se requieren maestros con un nuevo enfoque didáctico, más crítico y desarrollador, donde los docentes sean facilitadores del aprendizaje y los estudiantes sujetos activos, conscientes, transformadores, que asimilen y reflexionen la información, sean críticos y analíticos de lo que leen. Cuando los estudiantes poseen estas características y se les da la oportunidad de investigar, analizar, sintetizar, compartir información grupal o en equipos, ellos valoran la información, se la apropian y la transfieren a nuevas situaciones, le encuentran otro sentido a la lectura. De esa manera, se están formando lectores activos y modernos dotados de criterio, que elijen, procesan, dialogan con el texto y lo interpretan.
Dentro de este nuevo enfoque didáctico se debe considerar que los docentes deben contribuir a que los estudiantes avancen en su interpretación lectora, teniendo presente que ésta no se logra en un ciclo escolar, sino que es un proceso continuo que requiere de intervenciones precisas durante toda la escolaridad para que se logre el aprendizaje. Desarrollar la comprensión lectora en el contexto escolar implica tener en cuenta tres elementos esenciales que ésta posee al ser una actividad: interactiva, constructiva y estratégica.
Interactiva
Es interactiva en la medida en que propicia la relación entre el lector, el texto y el contexto. El lector, en este caso el alumno, es quien posee conocimientos y experiencias previas y los relacionan con la información, interactúa constantemente con el texto y las ideas del autor, haciendo inferencias y dando sentido a la lectura, la cual es interpretada al situarse en un contexto específico o con relación al espacio cultural y social en el que el lector se desenvuelve.
Constructiva
La comprensión lectora es constructiva ya que “el buen lector no copia” a su memoria lo que dice literalmente el texto; por el contrario, construye una representación personal “de los significados que sugieren las palabras y frases del autor”. En esa construcción, el lector está influido por sus conocimientos previos, experiencias e interpretaciones, las aportaciones que realicen sus pares y la ayuda que ofrezca el docente. Por eso se dice que la comprensión lectora es una construcción personal a partir del significado que se otorgue al texto, en interacción con el contexto social y cultural.
Estratégica
Se considera estratégica ya que tanto el docente como los alumnos deben tener presente el propósito de la lectura, un objetivo claro de lo que se quiere lograr con ella y el beneficio que aporta. Para desarrollar la comprensión se requiere que el docente enseñe estrategias lectoras que permitan a los estudiantes avanzar en la comprensión, identificar y relacionar ideas, así como comunicar información. Cuantas más estrategias posean los alumnos, tendrán un mayor beneficio al comprender e interactuar con los textos. Isabel Solé (2012) menciona que comprender implica conocer y saber utilizar de forma independiente un conjunto de estrategias cognitivas y metacognitivas que permiten procesar los textos de maneras diversas, a partir del propósito planteado por el lector.
Dichas estrategias han de considerarse, según diferentes autores (Díaz y Hernández, 2010; Gutiérrez y Salmerón, 2012; Solé, 2009) en tres momentos para que guíen la comprensión: antes, durante y después de la lectura.
Antes de la lectura:
 Implica que el docente tenga clara la importancia de la lectura, la motivación de los alumnos, la definición de los objetivos de la lectura, la revisión y actualización del conocimiento previo, así como el establecimiento de predicciones sobre el texto y la generación de preguntas que guíen la lectura.
•Durante la lectura: se refiere al monitoreo y supervisión del proceso, identificar palabras que necesiten ser aclaradas, releer, parafrasear o resumir entidades textuales, realizar inferencias, representación visual, detección de información relevante y realizar explicaciones propias sobre el texto.
•Después de la lectura: implica algunas estrategias lectoras como la revisión del proceso lector, la construcción global del texto y la comunicación a los demás del mensaje comprendido.
                Estas estrategias enseñadas en la Educación Primaria, permiten a los estudiantes utilizarlas de manera flexible y transferible en múltiples situaciones de lectura, favoreciendo mayor cantidad y calidad de significados que beneficien su aprendizaje y su desarrollo integral.
 CONCLUSIONES
En conclusión, la Educación Primaria es el nivel educativo básico para despertar el gusto e interés por la lectura, en ella se privilegia el desarrollo de la comprensión lectora por ser una habilidad que permite acceder a la información y comunicación necesarias para poder lograr otros aprendizajes y desarrollar competencias para la vida.
En la medida en que el docente reconozca la complejidad del proceso de lectura y las capacidades de sus alumnos, podrá ser capaz de ofrecer óptimas ayudas que favorezcan la comprensión de los estudiantes e incrementen los beneficios de la lectura. Durante el proceso aparecen obstáculos que si no se detectan a tiempo o se dejan pasar, traerán otras consecuencias de aprendizaje en las diferentes asignaturas y en situaciones de la vida diaria, impidiendo un desarrollo íntegro en cualquier ámbito.
El desarrollo de la comprensión lectora depende en gran parte de la forma de enseñanza del docente, cuando él le ha encontrado un significado y gusto a la lectura puede transmitirlo a los demás y lograr motivar a los estudiantes a leer y comprender, a través de estrategias didácticas con objetivos específicos, innovadores y contextualizados acorde a las necesidades y características de los alumnos. Es por ello que una habilidad esencial con la que debe contar el docente de Primaria, es la lectura comprensiva, que le permitirá avanzar en la competencia lectora y ser un facilitador en el proceso de enseñanza-aprendizaje que promueva en los estudiantes la comprensión de la lectura y por lo tanto, un aprendizaje constante y permanente.



BIBLIOGRAFÍA
·         Díaz, F. y Hernández G. (2010). Estrategias docentes para un aprendizaje significativo. 3ª ed. México: McGraw Hill.
·         Frade, L. (2009). Desarrollo de las competencias lectoras y los obstáculos que se presentan. México: Inteligencia educativa.
·         Gutiérrez, C. y Salmerón, H. (2012). Estrategias de comprensión lectora: Enseñanza y evaluación en Educación Primaria. Profesorado. Revista de Currículum y Formación de Profesorado, 16(1), 183-202.
PISA. (2009). Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos OCDE. Informe español. Recuperado de
·         http://www.educacion.gob.es/dctm/ministerio/horizontales/prensa/notas/2010/20101207-pisa2009-informe-espanol.pdf?documentId=0901e72b806ea35a
Secretaría de Educación Pública. (2011). Plan de Estudios 2011. Educación Básica. México: SEP.
·         Secretaría de Educación Pública. (2011). Programas de Estudios 2011. Guía para el maestro. Educación Básica. Primaria Primer Grado. México: SEP.
·         Solé, I. (1987). Las posibilidades de un modelo teórico para la enseñanza de la comprensión lectora. Infancia y Aprendizaje, 39-40, 1-13.
·         Solé, I. (2009). Estrategias de lectura. España: Graó.
·         Solé, I. (2012). Competencia lectora y aprendizaje. Revista Iberoamericana. Didáctica de la lengua y la literatura, 59, 43-61.
·         Zarzosa, L. G. y Martínez, M. (2011). La comprensión lectora en México y su relación con la investigación empírica externa. Revista Mexicana de Psicología Educativa (RMPE), 2(1), 15-30.




1985 EL SISMO QUE SE LLEVÓ UNA CIUDAD


Publicar un comentario