calidad de los articulos

domingo, 21 de junio de 2015

LA EVALUACIÓN DOCENTE 2015

ESTAR ACTUALIZADO CADA DÍA





LA EVALUACIÓN
            Este es un fantasma que recorre los espacios sociales en todo el orbe; aunque de cierta forma en este siglo XXI se concentra en los docentes; obviando políticos, empresarios, padres de familia y demás integrantes de la sociedad.
            Estos son tiempos de aplicación de mecanismos de evaluación hacia los docentes; aunque esta habría de rondar también a otros sectores de la sociedad, como son la administración pública, las empresas y los procesos económicos y no solo a los docentes; esto como si se pensara que los problemas de corrupción, de seguridad pública, de narcotráfico y manejo de influencias se solucionaran atacando al único sector que se ha mantenido estable en este mundo de cambios, que es el docente.
            Ya en el sector educativo desde muchos años a tras se aplican diversos instrumentos de evaluación en todos y cada uno de los niveles educativos mismos que tienden a mejorar el proceso de enseñanza- aprendizaje. Existe por lo tanto una evaluación diagnostica, continua- permanente y final; misma que se aplica a alumnos e instituciones. Incluso a la misma Secretaria de Educación Pública.
            Pero evaluar a los docentes si será demasiado complicado porque quien puede avaluar a los que construyen el conocimiento; porque ello implica evaluar:
·         Procesos
·         Recursos
·         Personas
·         Instrumentos
·         Instituciones y políticas educativas

Es muy cierto, que es mucho más fácil evaluar para mejorar procesos y resultados; pero el manejo de recursos que no llegan a las escuelas tal como se puntualiza, el pago a los docentes, la selección del personal docente, el desarrollo de instrumentación intelectual y la mejora de las instituciones a la par de las políticas educativas. Y si bien una evaluación de cada sector ofrece resultados favorables; otra cosa es, cuando se involucra la parte conflictiva en la cual los actores ven que se afecta su propio estatus, sus bienes y servicios.
Por lo que para evitar situaciones de amago, violencia y agresiones los actores deben interrelacionarse propiciando interrelaciones que en su conjunto den alternativas de solución  a los conflictos; así como recomendaciones de mejora al proceso evaluador.
Una evaluación como la que actualmente se pretende aplicar a los docentes que viene desde arriba sin consultar a las bases, ni interrelacionarse con el docente de manera vertical, autoritaria y sobre todo excluyente solo queda en el discurso y el engaño, de aquellos Judas que por treinta monedas de plata vende al magisterio del país; porque esta es una evaluación sin flujos de evaluación horizontal entre iguales y en un acuerdo continuo ni confianza de ambas partes en los instrumentos con los que se realiza.
Y este es el contexto, en el cual se evalúa al docente en 2015, para luego salir con que no fue funcional o real el proceso y desvalorar los resultados; porque al igual que en otras ocasiones no es el magisterio, sino los malos políticos los que venden o donan las plazas docentes, los que engañan y roban el presupuesto educativo.
Los que miran desde arriba tienen interés en los recursos pecuarios de las escuelas, en los espacios geográficos, las ubicaciones para apropiarse de ellas y explotarlas a su manera capitalista; la evaluación entonces se convierte en una gran mentira cínica. Los que obedecen por enajenación o alineación solo se someten y cierran los ojos al engaño, soportan el látigo del esclavista y tragan su propia mierda; porque saben que una evaluación que no contribuye a resolver los problemas, a ofrecer alternativas, a superar las situaciones conflictivas, a dar participación a los actores educativos; es una evaluación disfrazada que en verdad es un instrumento de represión y manipuleo por parte del sistema.
La evaluación a los docentes que tanto se menciona provoca desigualdad, discriminación de los mismos docentes los cual es un manifiesto de una sociedad excluyente y totalitarista que vienen a ser resultado de la aplicación de un modelo económico racista. Característico de los países más globalizados que invierten recursos en la OCDE, en el FMI y en el Banco Mundial.
Como sea; una evaluación que no involucra a todos los actores del proceso autoridades y docentes; administrativos y docentes de a pie no es una evaluación determinante; es un engaño, un supuesto que nada más se entrega como si todos fueran tontos; porque el que engaña cuenta una mentira cínica y el que la acepta es más cínico o más que  tonto.
            Como diría Mónica Tapia “te cae”; por favor no insultes mi inteligencia.


http://ntrzacatecas.com/2014/01/09/quien-evalua-a-los-evaluadores/
Publicar un comentario