calidad de los articulos

domingo, 31 de julio de 2011

LA FORMACION DOCENTE EN EL SIGLO XXI

video
                            
LA FORMACION DOCENTE EN EL SIGLO XXI

En el programa de estudio 2009-2010-2011 de la RIEB se asigna un interés muy especial a la formación del alumno ya que es muy importante esto para el perfil de egreso de educación básica.

Con ello se atiende de manera específica el fortalecimiento de la formación de los docentes como clave de la reforma educativa; siendo esto, veremos, que si, se sostiene la premisa central que expresa: que no es posible mejorar la calidad de la educación sin mejorar prioritaria y sustancialmente la calidad profesional de quienes enseñan.

Veremos entonces que la construcción del nuevo modelo educativo para que este acorde con los tiempos y la premisa expresada debe de contar con los requerimientos del siglo XXI los cuales son medidas integrales, radicales y urgentes destinadas a revertir, en todos los órdenes, el perfil y la situación actuales de la profesión docente.

¨Para el cumplimiento de la premisa se requiere entenderse no únicamente como una reivindicación de los propios maestros los cuales tienen el compromiso de:

Garantizar y mejorar los aprendizajes de los alumnos lo que implica para el sistema educativo nacional asegurar a los maestros las condiciones y oportunidades para un aprendizaje relevante, permanente y de calidad que les permita hacer frente a los nuevos roles y objetivos que se les plantea, desempeñar profesionalmente su tarea, y hacerse responsables por ello frente a los alumnos, los padres de familia y la sociedad.

Lograrlo por tanto exige no más de los mismo más cursos, más años de estudio, más certificados- que año con año planean y deforman las autoridades educativas, que no están convencidas de esta reforma ni de los cambios que se requieren en este siglo XXI; sino una transformación profunda del modelo convencional de formación docente (tanto inicial como en formación continua), el cual ha empezado a mostrar claramente su ineficiencia e ineficacia tanto desde el punto de vista de los maestros, su crecimiento y desempeño profesional, como del escaso impacto de dicha formación sobre los procesos y resultados a nivel del aula de clase.

Esto, si vemos los resultados de PISA, ENLACE, CARRERA MAGISTERIAL Y ENAMS, podremos identificar los bajos resultados obtenidos en los últimos 5 años por los docentes y los alumnos; que tal vez sean suficientes para satisfacer la demanda básica, pero no para afianzar un avance en la reforma educativa.

En los últimos años hemos vivido una profunda transformación educativa, sin embargo, estamos lejos aún de que se consiga uno de los objetivos fundamentales de la reforma educativa que es la calidad en la educación; esto sin hablar de la cobertura y de la eficiencia terminal de los nuevos docentes y de los aspirantes a ser maestros e educación básica.

Esta es una de las razones por las que podemos afirmar que la Calidad profesional es inseparable de calidad de vida.

Esto es tan real en el contexto social en donde un profesionista con un escaso incentivo económico, moral y profesional que tiene la docencia hoy en día, tiene limitado el acceso a mayores niveles de conocimiento y calificación a menudo (y previsiblemente) resulta en un trampolín hacia mejores alternativas de trabajo.

Los resultados de perder la premisa en la formación de los docentes habla por sí sola de lo obvio: la formación docente no puede encararse de manera aislada, sino como parte de un paquete de medidas dirigidas a levantar la profesión docente y en el marco de cambios sustantivos en la organización y la cultura escolar en sentido amplio.

Porque la formación docente requiere de todo el conjunto de factores que inciden en el perfil y el desempeño profesional de los maestros, de los maestros en general. (desarrollo de habilidades intelectuales , conocimiento de plan y programas vigentes, desarrollo de habilidades didácticas, reconocer su profesión como una carrera de por vida y aprecio a la diversidad y la vida en sociedad)

Por tal motivo el docente del siglo XXI, se encuentra ante la necesidad de formar estudiantes con competencias para vivir en sociedad desarrollar una cultura democrática de convivencia con el medio, de mejora de estas relaciones cuando se encuentren deterioradas y de participar en la sociedad acorde con las necesidades de su tiempo.


BIBLIOGRAFIA

http://www.fronesis.org/documentos/Clave.doc.pdf
Publicar un comentario