calidad de los articulos

domingo, 25 de abril de 2010



EL CONTRATO MORAL Y EL MAESTRO MEXIQUESE


El contrato moral actualmente es un elemento indispensable sustrato de una nueva democracia (entendeiendo a la democracia como el modo de vida deseable en una sociedad del conocimiento), de paz y prosperidad. Donde la alianza moral se inscribe en un acuerdo que es el resultado de la relación laboral de los maestros y su acuerdo laboral. Sellar el contrato (oficialmente) implica un compromiso traducido a normas jurídicas institucionales.

La sociedad mexiquense en su proceso de transición hacia el futuro en busca del sueño mexicano que va tras el desarrollo económico, la justicia social y construcción de ciudadanía democrática ha sellado con el docente o maestro de grupo una alianza entre el libre albedrío y reglas morales básicas.

Entender que la función del maestro como gestor de conocimiento, el encargado de buscar el desarrollo del individuo, el que se encarga de llevar la educación al fin último que el aprendizaje del alumno.

En este caso el contrato moral supone que se ha de reconocer en el maestro la función de un servidor público de manera formal y a su vez la libertad que tiene de formar y desarrollar habilidades entre sus alumnos, la libertad para movilizarse entre las dimensiones volitivas y de los sentimientos que son los ejes centrales de su trabajo.

Las autoridades educativas y el docente reconocen la importancia del manejo de los contenidos que se trasmiten a los educandos, la formación de valores, la socialización. Así el maestro reconoce en el desarrollo de su función trasmiten con el fin de lograr la optimización humana, un programa oficial y las autoridades educativas oficializan sus decisiones por medio de una ley general de educación un acuerdo 499 sobre evaluación.
Entonces el contrato moral entre los maestros y el SEN implica acuerdos como: • Atención a toda la sociedad mexicana.

• Atención a la infancia por ingreso y derechos escolares o de educación. • Con relación al trabajo individual, colectivo y comunitario.
• En el derecho a atender la educación de todas las generaciones.
• En el acceso a la salud, la atención primaria y los medicamentos. • En el acceso a una vivienda.

• En el acceso a la cultura.

• Que garantice la igualdad de oportunidades y de trato de hombres y mujeres.

• En el acceso a una justicia independiente e imparcial, seleccionada por mérito.

• Que garantice el acceso al diálogo a través del derecho a saber de la sociedad…

Y otras tantas implicaciones aspectos y dimensiones que garantizan la estabilidad del sistema educativo y el servicio al que se compromete el docente que trabaja frente a grupo. Esta conceptualización permite afirmar el establecimiento de ciertas reglas en el trabajo que realiza un docente en el que el numero de tareas que realiza un profesor frente a grupo es de suma importancia y tienen una enorme incidencia ya que exponen un proporcional numero de actividades que justifican esta relación.

Potenciar la relación del sistema educativo estatal y el docente genera el fortalecimiento de este contrato moral en el cual ambas partes se comprometen a la mejora del trabajo en las escuelas y a la mejora de salarios que reciben los docentes y servicios que se dan a los mismos.

Quizá las acciones pedagógicas no sean las esperadas por la sociedad, pero el compromiso mutuo con las bases y la toma de acuerdos con reglas claras y precisas, lograra la entrega de resultados que mutuamente sean satisfactorios.

EL CONTRATO MORAL DEL PROFESORADO. CONDICIONES PARA UNA NUEVA ESCUELA • Miguel Martínez Martín • Editorial Desclée de Brouwer • 134 páginas • ISBN: 8433013343 ISBN-13: 9788433013347 • 3 edición (10/1998)

Félix Mendoza Garduño
The corzo
Publicar un comentario