calidad de los articulos

sábado, 3 de octubre de 2009

LA IDEOLOGIA

LA IDEOLOGÍA


Cuando nos referimos Al término ideología hacemos referencia a las nociones conceptuales de un grupo determinado. La vida laboral de los docentes se desenvuelve dentro de un ambiente ideológico. Como es comprensible el trabajo del maestro busca la neutralidad aunque no por ello se sustrae de algún tipo de ideología: en este caso entendemos que la ideología de este grupo se basa en un conjunto de posiciones asumidas por su función. En cierto sentido el papel ideológico del docente se ve muy restringido, por el termino laicidad, gratuidad, democracia, igualdad, equidad, entre otras posturas ideológicas. Porque al referirnos al término ideología consideramos: un proceso de producción de significados, signos y valores construidos en la interacción de los sujetos durante su trato en la vida cotidiana; además como grupo construye un grupo de ideas que le hace diferente de otros grupos; lo que le obliga a buscar una neutralidad o un pasivo social que le permite legitimar a un poder político dominante, entre otras tantas situaciones que enfrenta.


La ideología del docente contribuye al mantenimiento de la estructura social en la que logra conseguir la conformidad con su visión neutral del mundo que le es propio.


Entonces podemos decir que el docente a partir de su propia ideología identifica otras ideologías que en su conjunto son un tipo de enmascaramiento de las realidades del mundo aunque esto no aparece en las realidades de los ideólogos como tal es necesario reconocer que las relaciones de los maestros con los objetos, las instituciones sociales, sus compañeros de trabajo, los padres de familia entre tantas cosas se ve tamizada por sus expectativos político sociales, sus deseos, sus pasiones, aspiraciones entre otras cosas. Esto es el docente como grupo en su comportamiento comparte de una ideología que sirve para afirmar su identidad al poder reconocerse como parte de un gremio.


El nuevo y el viejo docente al reconocerse como parte de un gremio; para el se convierte en el punto de partida por medio del cual se inicia con el establecimiento de un tipo de ideologías; que genera una visión del cosmos que se aplica a un mundo con muchos campos y abarcan todos los aspectos de la vida profesional, personal, políticas, religiosa, deportiva, familiar del docente. Lo que le permite reconocerse históricamente como maestro y explicarse las cosas desde esta postura.


Este tipo de explicación una vez que pasa por el tamiz de la ideología se enmascara como discurso y en la bifurcación social ; donde trata de 2 formar dos lineas una que se trabaja sobre la cubierta y a la vista de todos y otra que se trata bajo la mesa (tal como diría Latapí Sarre “la parte obscura de la luna”) una y otra tienen el papel de apuntalar una realidad que legitima otras cosas no explicitas. Como pueden ser la capacidad de imponer una visión del mundo, que son una vía ideológica que se realiza en las practicas de las instituciones como son la escuela, el partido o el sindicato entre otras instituciones.


Existen sistemas tan desarrollados que se convierten en aparatos ideológicos; que se manifiestan de manera violenta y llevan a los individuos o a las instituciones a legitimar incluso de manera violenta sus ideologías.


Sobre esta concepción no es necesario mencionar algunos hechos o situaciones que explican este fenómeno, pues existen ejemplos abundantes de la falsa conciencia y la visión del mundo ligada estrechamente a mantener el poder con base a una corriente neoliberal que impone la individualidad al bienestar de la comunidad o del grupo.


La ideología de las personas o los grupos como ya se menciono en párrafos anteriores, es un sistema de creencias en la que se basa la identidad y la unidad de un grupo social.


Al legitimizarse como parte del aparato ideológico del estado se ayunta y se somete aun un discurso que impone la dominación y la obediencia, Y solo por este hecho se convierte en una herramienta para sostener un poder desarrolla lo que para C. Marx se denominaba la falsa conciencia, en la que como diría Engels, se establece la lucha por el poder y por sostener el mismo. Como filtro que intencionalmente manipula las imágenes de la realidad.


De esta forma ideología y cultura se entrelazan; por lo que una determinada cultura es directamente asociable a determinadas ideologías.

del Humanismo a la competitividad

de la Torre Gamboa Miguel

Publicar un comentario