calidad de los articulos

lunes, 21 de noviembre de 2016

SER LÍDER TIENE SU CIENCIA

ESTAR ACTUALIZADO CADA DIA




SER LÍDER TIENE SU CIENCIA
Existen vínculos directos entre la inteligencia emocional y los resultados de negocio medibles», arma el psicólogo estadounidense Daniel Goleman. El trabajo de un líder es conseguir resultados y aquellos que obtienen las mejores cifras siguen una serie de patrones que hemos identificado y enumerado. «Los CEO de hoy en día están reconsiderando la definición del éxito empresarial más allá de sus ganancias financieras», afirma José Antonio Quesada, socio líder de Clientes y Mercados en PwC México. Son personas que no dependen de un solo estilo de liderazgo, buscan generar cambios.
Un estudio de investigación presentado por Harvard Business Review dicta que los ejecutivos más eficaces utilizan una colección de estilos de liderazgo diferente, cada uno en su justa medida y en el momento adecuado. A pesar de eso, incluso con todos los programas de formación que hay disponibles en el mercado, esta doctrina todavía no permea hacia la mayoría de personas y organizaciones. Una de las razones, indica Daniel Goleman, es que los expertos ofrecen consejos basados en la experiencia y en el instinto y no en datos cuantitativos.
«Los enfoques innovadores son necesarios en la actualidad para cumplir con el marco regulatorio, satisfacer las demandas cada vez más cambiantes de clientes y proveedores, y sacar el máximo provecho posible de factores internos y externos que impactan la economía», nos comenta Roberto Cabrera, socio líder de Industrias y Mercado de KPMG México.
El rumbo de los negocios, no cabe duda, lo dictan los líderes. Sabemos por la séptima Encuesta de CEO en México que realiza PricewaterhouseCoopers, que «México está dentro de las diez economías propulsoras del crecimiento global». Por otra parte, los CEO de empresas entrevistados en esta encuesta reconocen que al construir cadenas de negocios sostenibles y responsables generarán mayor lealtad entre sus empleados, consumidores y socios.
De acuerdo con el estudio Perspectivas de la Alta Dirección en México 2016, de KPMG —que consultó a 812 líderes de organizaciones de diversos tamaños con operaciones en diversos giros industriales en el país—, los directivos son optimistas y esperan que sus organizaciones crezcan a tasas de dos dígitos. Sus esfuerzos se encaminarán hacia la mejor calidad de sus servicios y productos, optimizar sus costos y desarrollar el talento humano. Además, la tecnología ha modificado los modelos de negocio obligando a las compañías a adoptar la innovación. Las oportunidades para las organizaciones mexicanas están en: requerimientos de nuevos clientes, desarrollo sostenible y la tecnología como disruptor del modelo de negocio.
Los CEO a nivel global afirman que sus principales preocupaciones tecnológicas son el manejo de datos, la gestión de clientes, la investigación y desarrollo.

SEIS ESTILOS DE LIDERAZGO
Para Daniel Goleman, codirector del Consorcio de Investigación sobre Inteligencia Emocional en las Organizaciones de la Universidad de Rutgers (USA), «los líderes pueden saltar entre estos seis estilos de liderazgo para producir resultados de gran alcance, convirtiendo así el arte de la dirección en una ciencia». Cada uno de estos estilos surge de diferentes componentes de la inteligencia emocional y tiene un efecto distinto en el ambiente de trabajo de la empresa, equipo y desempeño financiero. Los ejecutivos deben cuestionarse cuál es el más adecuado a emplear según lo que demanda cada situación particular. Los líderes verdaderamente eficaces se caracterizan por un alto grado de inteligencia emocional. Sin ella, una persona puede tener formación de primera, una mente incisiva y una fuente inagotable de buenas ideas, pero jamás será un líder.
1 Coercitivo: Exige cumplimiento inmediato. Si este estilo se resume en una sola frase, sería «haz lo que te digo». El estilo coercitivo es más eficaz en tiempos de crisis, como en un cambio de empresa o de un intento de adquisición, o durante una emergencia real como un tornado o un incendio. Puede ayudar a controlar un problema generado por un compañero de equipo cuando todo lo demás ha fallado. Sin embargo, se debe evitar en la mayoría de los casos ya que puede alienar a las personas y sofocar la flexibilidad y la inventiva.
2 Con autoridad: Moviliza a la gente hacia una visión. Se centra en los objetivos finales. Si este estilo se resumiera en una sola frase sería «ven conmigo». El estilo autoritario funciona mejor cuando el equipo necesita una nueva visión porque las circunstancias han cambiado. Estos líderes inspiran el espíritu emprendedor y tienen un vibrante entusiasmo por la misión. No es la mejor opción cuando el líder está trabajando con un equipo de expertos que saben más que él o ella.
3 Afirmativo: Crean lazos emocionales y armonía. Trabaja para crear vínculos emociona- les que aportan una sensación de unión y de pertenencia a la organización. Si este estilo se resumiera en una sola frase sería «las personas primero». El estilo afiliativo funciona mejor en momentos de tensión, cuando los compañeros tienen que recuperarse de un trauma, o cuando el equipo necesita reconstruir la confianza. Este estilo no debe ser utilizado con mesura debido a que una dependencia exclusiva de la alabanza puede fomentar el rendimiento mediocre y una falta de dirección.
4 Demócrata: Construyen consenso a través de la participación. Si se resumiera en una frase sería «¿qué opinas?». El estilo democrático es más e caz cuando el líder necesita al equipo para tomar una decisión, llevar a cabo un plan o alcanzar una meta, o si necesita nuevas ideas de los compañeros cualificados. No es la mejor opción en una situación de emergencia.
5 De Vanguardia: Esperan excelencia y autodirección. El «haz como yo, ahora» funciona mejor cuando el equipo está motivado y capacitado. Aquí el líder necesita resultados rápidos. Este estilo puede abrumar a los miembros del equipo no cualificados y sofocar la innovación.
6 Proclive al entrenamiento: Desarrollan a las personas para el futuro con la frase «prueba esto». El estilo de entrenamiento es más e caz cuando el líder quiere ayudar a sus compañeros de equipo y construyen fortalezas personales más duraderas. Es menos e caz cuando los compañeros son desafiantes, poco dispuestos a cambiar o aprender, o si el líder carece de aptitud.
CLAVES DEL CAMBIO
Los CEO del mundo y de México creen que están por redefinirse las métricas que otorgan el éxito a una empresa. Al mismo tiempo, deben asegurarse de que su estrategia contribuya directamente al plan de crecimiento de la organización. Maan Hamade, CEO de Interdeli, marca tendencia en el sector de la industria alimentaria y afirma: «Alguien en la posición de CEO necesita tener una definición muy precisa y eficaz de la palabra éxito. Al éxito le tiene que dar un camino y una métrica claros. Eso es lo primero que deberá hacer de una forma personal, con su equipo y con el consejo de administración al cual reporta; es la primera condición para que su ejecución de liderazgo sea eficaz».
El líder no deber permitir que la presión toque su interior. Hay tres puntos clave para ello: definir qué es el éxito y qué objetivos implica cumplir; blindar la vida personal para no colapsar; ser sumamente flexible y no apegarse a ideas preconcebidas. Más allá de un presupuesto, más allá de los indicadores habituales, hay que medir las tendencias. No se puede ser un CEO eficaz si no se es capaz de resaltar las cualidades de las personas que están a su alrededor.
Pero, ¿cómo son los directivos del mañana? Pensaríamos que el perfil ideal destaca por rasgos como la inteligencia, tenacidad, determinación y visión, en realidad son insuficientes. Las cualidades personales también son esenciales. Los estudios indican que la inteligencia emocional puede ser el atributo clave que distingue a los líderes extraordinarios de los adecuados. Según KPMG México tener claridad de enfoque cuando se analizan o confrontan factores tan disímiles como la inversión extranjera directa (IED) o la inflación, permitirá construir escenarios que jueguen a favor del negocio.
Las principales amenazas que detectan los CEO de México para sus negocios son: la corrupción, la sobrerregulación y una mayor carga fiscal. Además, se enfrentan al reto de preparar sus negocios para las demandas del consumidor del futuro, como los millennials, críticos y exigentes, además de ser extremadamente sociales. Empresas alrededor del globo están lanzando estrategias para responder a las exigencias de este nuevo consumidor. Se sienten atraídos por empresas con valores que respeten el entorno y cuenten con políticas de diversidad. Las empresas enfrentan el reto de encontrar un balance entre ser competitivos, innovadores y preservar el medio ambiente. «En la medida que nos movemos hacia una economía digitalmente dirigida, los CEO incorporan cada vez más la construcción de redes colaborativas que abracen socios tradicionales, clientes, ONG’s y competidores. Aprender a con- vivir con eso será de suma importancia para su éxito futuro», concluye José Antonio Quesada, socio líder de Clientes y Mercados en PwC México.

TOP TEN
Competencias de liderazgo que figuran en The Most Important Leadership Competencies, According to Leaders Around the World realizado por Sunnie Giles, coach certificado y presidente de Quantum Leadership Group, y publicado por Harvard Business Review. En él 195 líderes de 15 países y 30 organizaciones distintas eligieron 10 competencias de entre 74 propuestas por Giles.
67% Poseer altos estándares éticos y morales
59% Proporcionar metas y objetivos con directrices
56% Comunicar claramente las expectativas
52% Ser flexible para cambiar de opinión
43% Comprometerse a una formación continua
42% Comunicarse a menudo y abiertamente
39% Estar abierto a nuevas ideas y enfoques
38% Crear una sensación de tener éxito y fallar juntos
38% Ayudar a formar a un líder de la próxima generación
37% Proporcionar seguridad para ensayo y error


Publicar un comentario