calidad de los articulos

miércoles, 9 de diciembre de 2015

SE ES DOCENTE ASERTIVO SI…

ESTAR ACTUALIZADO CADA DÍA



SE ES DOCENTE ASERTIVO SI…
Ser asertivo consiste en tener la capacidad de autoafirmar tus propios derechos, sin dejarte manipular y sin manipular a los demás.
De la definición de asertividad que acabas de leer, me gustaría destacar las palabras derecho y manipular. Dos palabras que al hablar de asertividad tanto sirven para uno mismo como para los demás.
En una sociedad donde constantemente te recuerdan cuáles son tus obligaciones se hace más necesario que nunca autoafirmarte como persona, autoafirmarte como docente.
El artículo de hoy quiere descubrirte qué cinco aspectos convierten a una persona en asertiva, qué cinco decisiones convierten a un docente en asertivo.
¿Quieres saber si eres un docente asertivo? Si es así, no te entretengo más. Zarpamos…
El docente asertivo se caracteriza por…
Antes de que descubras qué aspectos son necesarios para convertirte en un docente asertivo, me gustaría citar un libro que ha resultado una auténtica inspiración para mí en todo lo referente a la asertividad. Se trata del libro de Olga Castanyer titulado La asertividad: expresión de una sana autoestimahttp://ir-es.amazon-adsystem.com/e/ir?t=justifiture05-21&l=as2&o=30&a=8433011413.
Se trata de un completo manual sobre cómo convertirte en una persona asertiva. Vaya por delante mi agradecimiento a la autora que ha dado pie a esta entrada.
Ser asertivo implica…
1. Saber decir que no o tener una postura firme sobre algo.
Como docente siempre estarás en minoría con respecto a un grupo de alumnos. Pero esta minoría en la que te encuentras no debe ser razón para no saber decir que no en determinados momentos en los que el grupo ejerce una enorme presión.
Porque saber decir que no en el aula implica:
·         Mantener una postura firme ante una decisión tomada que no es del agrado del grupo.
·         Ser capaz de comprender las posturas de los alumnos sin dejar por ello que influyan o cambien tu decisión.
·         Expresar el motivo por el cual has dicho que no a una petición o acción del grupo.
IMPORTANTE: Podría entenderse que decir que no es sinónimo de autoritarismo. Y para mí no es así, porque no se centra en el autoritarismo, sino en la autoafirmación de lo que eres en ese momento.
Si quieres profundizar algo más sobre cómo se aprende a decir que no, te recomiendo la lectura del artículo titulado 10 Consejos para aprender a decir que no sin sentirte culpable.
2. Saber hacer peticiones.
¿Cómo se puede cambiar o mejorar algo si no se es capaz de expresarse? Esta pregunta que acabo de formular tiene más importancias de la que puede parecer porque implica algo que para mí es fundamental:
si quieres algo, pídelo
El docente asertivo es aquel docente que, lejos de quejarse de su grupo de alumnos, es capaz de verbalizar mediante peticiones y mediante su lenguaje verbal qué quiere de su grupo.
Sólo se puede cambiar algo cuando si se sabe pedir ese cambio. La asertividad parte de la petición y la proactividad parte de la acción para hacer efectivo ese cambio.
¿Qué dos grandes beneficios aporta el saber hacer peticiones?
·         Permite expresar la presencia de un problema que juzgas que debe ser solucionado.
·         Permite que se proponga un cambio de conducta cuando crees que no se está respetando algún derecho. También puede servir una petición par reclamar una acción concreta.
Como docente,
¿cuál es la mejor manera de hacer una petición?
·         Detalla la petición al máximo. Limita a una o dos frases cuáles es tu objetivo de tu petición.
·         Utiliza un lenguaje que el alumno entienda por completo.
·         Presenta en tu demanda tus propios pensamiento, sentimientos y deseos. Por ejemplo: Cuando tú… yo me siento…
·         Enfoca tu petición siempre desde tu punto de vista. Por ejemplo: Me siento… pienso que…
·         Insiste en la probabilidad de que en la petición ambas partes saldréis ganando.
Si quieres profundizar sobre qué se entiende por proactividad, te recomiendo el artículo titulado 5 Consejos para transformar un docente reactivo en proactivo.
3. Saber autoafirmarse.
Uno de los derechos a los que nuca debes renunciar como docente es tu derecho a reafirmarte cuando crees que no estás siendo respetado por tus alumnos. Pero tan importante es saber autoafirmarse como la manera con que te autoafirmas.
Es importante saber pedir, es importante saber autoafirmarse y al hacerlo debes exigir el derecho a ser escuchado, a que tus alumnos te atiendan, a que tengan en cuenta tus demandas.
4. Responde correctamente a las críticas.
Lo que más destacaría de este apartado es la importancia de reaccionar con autoestima ante las críticas que puede verter el grupo clase hacia ti. Para ello es fundamental que aprendas a distinguir entre los que es la verdadera crítica de la interpretación que haces tú como docente de esa crítica.
Otro aspecto en el que me gustaría insistir radica en saber diferenciar cuándo una crítica se hace con mala intención (ahí sí que debes ser asertivos) y cuándo se trata de una crítica constructiva (aquí se trataría de evaluar si la otra persona tiene o no razón).
Con todo lo dicho,
¿cuál es la mejor manera de responder a una crítica?
·         Si crees que la crítica es justificada deberías evitar disculparte en exceso y:
o    Reconocer (Tienes razón)
o    Repetir (Tendría que haber dicho...)
o    Explicar (No lo hice porque...)
·         Si quieres convertir a un crítico en un aliado:
o    Pregunta: ¿Qué crees que debería hacer?
o    Pide una clarificación: Bien, ¿pero qué quieres que haga exactamente? (Evita siempre la generalización de la crítica).
Uno de los puntos fuertes de un docente asertivo tiene que ver con la manera con la que afronta y resuelve un conflicto.
5. Saber expresar los sentimientos.
Soy consciente de que expresar los sentimientos frente a un grupo de alumno no es fácil. Incluso algunos docentes lo podrían ver como un signo de debilidad. Pero para mí no es así, sino que expresando sentimientos, también se reivindican derechos y se autoafirma uno ante sí y ante el grupo.
¿Qué puede ayudarme como docente a expresar mis sentimientos?
·         Si eres un docente a quien le cuesta expresar sus sentimientos, prueba con empezar las frases de la siguiente manera: quiero…, me gusta…, no me gusta…, me siento… Intenta que estas frases se vayan insertando de la forma más natural posible en una conversación entre tú y tus alumnos.
·         No permitas de una situación confusa no se aclare. Debes pedir una aclaración inmediatamente y no dejar que pase el tiempo, porque el paso del tiempo no hará más que aumentar dicha confusión.
·         Promueve entre tus alumnos frases de refuerzo positivo, es decir, verbaliza a tu alumno aquello que te ha gustado, emocionado, divertido… Un ejemplo de ello sería la manera de dar las gracias. ¿Quieres saber de que forma doy gracias a mis alumnos? Descúbrelo en este enlace.
·         Cuando creas que vas a estallar en ira por algo que ha hecho o dicho tus alumnos, usa esta frase para cuando empieces a hablar:
o    Estoy enfadado porque… (Ayudará a calmarte, disminuir tu agresividad y ganar en autocontrol)
·         A la hora de expresar tus emociones debes evitar:
o    Reproches
o    Palabras hirientes
o    Autocompasión
Docente asertivo. A modo de conclusión.
Ser un docente asertivo cuando se está en constante minoría se me antojas en muchas ocasiones como un auténtico reto. Pero te habrás dado cuenta en este artículo que la asertividad se puede trabajar y aprender en beneficio propio y de tus alumnos.
Si doy tanta importancia a la asertividad en Justifica tu respuesta es porque creo que se trata de una competencia emocional tremendamente eficaz y que da un paso más allá de la concepción autoritaria del docente en el aula.
Como la empatía, ser asertivo sirve para profundizar en las habilidades sociales con tus alumnos y también es una excelente manera de enseñar a tus alumnos cómo deben desenvolverse tanto dentro como fuera de las aulas. Porque sí, la asertividad se aprende y todo lo que se aprende, también se puede enseñar

Publicar un comentario