calidad de los articulos

domingo, 20 de diciembre de 2015

EL DESAMOR PEDAGÓGICO, UNA HISTORIA DE LA MODERNIDAD.

ESTAR ACTUALIZADO CADA DÍA


EL DESAMOR PEDAGÓGICO, UNA HISTORIA DE LA MODERNIDAD.
Un poco después de haber enfrentado la reforma educativa y observar cono actúa la clase política ante los docentes y poder distinguir entre los mentores aquellos que son causa y justifican el porqué del actuar de la clase política se abren numerosas expectativas o conjeturas sobre el cambio y lo que ofrece la reforma educativa en verdad al país.
Pareciera, sin embargo, que la era moderna la globalización, los nuevos usos de la tecnología han atrapado al docente y le han hecho perder el paso; pues sin percibirlo tangiblemente; el uso de los juegos de Nintendo, Apple, play station, las computadores, el facebook, el correo electrónico y demás medios de comunicación ocupan hoy el tiempo del que aprende; mismo que se multiplica en muchos lugares donde los alumnos se encierran después de la escuela.
No obstante, el rápido crecimiento de las TIC’S; al maestro le corresponde peguntarse si se está preparado para competir con ellas o aprender a usarlas en favor de su función social; porque la función del docente no es enseñar sino conducir al alumno al dintel de su propio entendimiento y después evaluar eso que le corresponde. Plan de estudios 2011. Educación Básica 2011. SEP, México 2011; pagina 35,36, 37) “el docente es el encargado:
a)      de la evaluación de los aprendizajes de los alumnos, y
b)       quien realiza el seguimiento,
c)       Quien crea las oportunidades de aprendizaje, y
d)      hace modificaciones a su práctica para que estos logren los aprendizajes establecidos en plan y programas de estudio.
Ciertamente la educación en nuestro país para este siglo XXI; pretende desarrollarse bajo el contexto de las transformaciones que demanda la globalización y la OCDE. No en vano se ha ¿invertido?  Las aportaciones de los países integrantes de la OCDE en favor de esta modernización educativa que lo que persiguen es:
                                I.            Modificar algunos esquemas  tradicionalistas de la enseñanza que no siempre se habían centrado en el educando.
                              II.            Des ponderar los contenidos, los instrumentos y técnicas de aprendizaje; que solo desviaban los recursos que se destinaban a la enseñanza de los educandos.
                            III.            Desligar los informes, trámites y demás cosas que demanda la administración y que desvían el verdadero sentido de la función de la escuela.
Desde la perspectiva de Rosa María Torres. Amor Namo de Melo, Silvia Smelkes privilegias desde la escuela el Qué y el Cómo son elementos básicos del aprendizaje que claramente se señalan en el plan y programas de estudio 2011; el para que no queda muy claro y el para quien  aunque un poco olvidados por el hecho de tiempos y tramites que incluyen interminables informes se hacen  a un lado.
Este fenómeno no es exclusivo de la docencia pues se deriva desde la clase política; que en su vanidad e ignorancia; emplea recursos y apoyos en su favor y lo que se iba a destinar a los docentes y luego para justificar los gastos atiborran al docente de informes y demás trámites administrativos además de culparles de lo que ellos mismos propician.
Y es que la clase política, usa los recursos no como apoyo, sino en lugar de; lo que no propicia un avance.
A esta clase política se le olvida que los recursos son apoyo y no en lugar de así tenemos como ejemplo  los recursos que se emplearon en la Sierra de Guadalupe para hacerla zona ecológica y pulmón de la ciudad se perdieron pues existen personas que se apropian de la misma haciendo  de forestación de la misma. Ahora veamos en educación con su evaluación Punitiva que lo que busca es fraccionar a la misma para empezar la venta de los recursos educativos.
Ustedes podrán decir que tiene que ver esto con el desamor pedagógico; desde el momento que se nombra a un secretario de educación que pertenece a una clase política y no a la docencia se presenta un desamor al magisterio; despues cuando se imponen reglas que afectan al docente con reglamentos y programas se muestra el desamor al trabajo educativo que realiza. Y aun cuando se le da una carga administrativa que le aleja de los alumnos se comparte este desamor; que tiempo le dan al docente para acercarse al alumno  para acompañarle en el aprendizaje.
Después de la reforma, ya no se observa la relación maestro alumno como entrega de pasión pedagógica; de enseñanza/aprendizaje; de voluntad creativa; de búsqueda y encuentro; más bien creo que en aras de la modernidad el amor pedagógico se está sacrificando y tanto oficialmente como extraoficialmente el amor esta fuera de la escuela.
Esta expresión, francamente es alarmante; pues nos hace pensar que hoy la educación se ve como un negocio donde se hace a un lado el reconocimiento pleno del saber que se logra a través de la práctica del docente; en la cual se posibilita la relación entre los seres humanos. Con el desarraigo del amor pedagógico  en la escuela nos peguntamos ¿Dónde queda la maravillosa oportunidad de organizar una mañana de trabajo en la escuela? Y la de ¿observar la gran cantidad de asombro de los chiquitines y jóvenes que vienen a aprender a la escuela?, que además de encontrar en ella fenómenos asombrosos al mismo tiempo establecen múltiples relaciones humanas.
Ahora como docentes preguntemos ¿Dónde queda, pues el supuesto goce de ser docente? A pesar de las carencias económicas, de una incompleta formación normalista. Pero bajo la convicción de poder trasmitir a los alumnos experiencias y oportunidades para enfrentar el futuro. No como la educación futura que trasmite la clase política en este siglo; sino como una educación de vida real y de relaciones humanas palpables reales; en un hecho de saber con quienes se está trabajando; frente a frente, no frente a una maquina; donde una mirada, una palabra mal expresada una convicción son realidades que físicamente se palpan y se pueden dar como ayuda.
The corzo.



Publicar un comentario